07 de julio de 2009
07.07.2009

La Universidad critica al Ayuntamiento por las deficiencias del centro avilesino

Usuarios de las instalaciones de La Ferrería protestan por la filtración de aguas fecales, la humedad en paredes y techos y el calor en las aulas

07.07.2009 | 02:00
Trabajadores del Centro de Servicios Universitarios de Avilés intentan solventar una filtración de aguas fecales.

Ana G. DUQUE


Cuatro cursos de verano comenzaron ayer en el Centro de Servicios Universitarios de Avilés y el edificio, que lleva tres años en funcionamiento, sigue sin estar en condiciones, según fuentes universitarias. De hecho, personal de la Universidad reprocha a los responsables municipales una falta de mantenimiento que está deteriorando el servicio a los alumnos.


Este verano el centro acogerá más cursos que nunca y las deficiencias se aprecian a cada paso. El aire acondicionado no funciona y los estudiantes se achicharran en las aulas, según contaron a este periódico. El agua se filtra a través del edificio ocasionando humedades en techos y paredes, y además los usuarios tienen que soportar el olor de las aguas fecales que salen por las arquetas y que incluso amenazan con generar cortocircuitos.


El centro depende de la Universidad de Oviedo, pero su mantenimiento es competencia del Ayuntamiento, según un convenio firmado entre ambas instituciones. «Hemos llamado al Ayuntamiento para informar de la situación y pedir que la resuelvan, pero siempre nos dicen que no tienen fontaneros» aseguró un empleado del centro, cansado por las continuas deficiencias.


Según fuentes universitarias, los problemas del día a día los resuelven trabajadores vinculados a la institución a pesar de no ser tarea suya. «Los ordenanzas arreglan grifos y enchufes e incluso han tenido que podar el árbol del patio interior» afirmaron.


El invierno pasado el centro se vio obligado a cerrar la sala de estudio, habitualmente repleta de estudiantes, por las filtraciones de agua, cuyas huellas aún pueden verse en las paredes del aula. También tuvieron que inhabilitar el ascensor, dado el riesgo de que se produjera un cortocircuito. Según fuentes próximas al centro avilesino, ni la Universidad ni el Ayuntamiento se hacen responsables de este abanico de problemas. «Nos dicen que son vicios de obra, pero la constructora, con sede en Pontevedra, se disolvió hace tiempo y nadie quiere hacerse cargo», señaló un responsable. Y ya van tres años de deterioro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine