09 de julio de 2009
09.07.2009
40 Años
40 Años

Ignacio García Pérez: «Las subvenciones a la contratación fija destruyen empleo»

«Sólo el 9 % de los jóvenes más preparados consigue trabajo permanente después de un contrato temporal», dice el profesor de la Pablo de Olavide

09.07.2009 | 02:00
Juan Ignacio García Pérez.

La Granda (Gozón),

Saúl FERNÁNDEZ

El profesor Juan Ignacio García Pérez, de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, rechazó ayer en La Granda la política de bonificación pública a la contratación: «Las subvenciones a los contratos fijos no consolidan el empleo, lo destruyen», aseguró.


García Pérez fue uno de los invitados ayer al curso que sobre la crisis se viene desarrollando en la residencia de Arcelor desde el pasado lunes. «Los estudios indican que las empresas subvencionadas se comprometen a un número determinado de contrataciones fijas. Llegan a tener subvenciones de hasta un 24 por ciento -más que cualquier indemnización por despido-, así que, si despide no pasa nada, se llama a otra persona y así se mantienen los números pactados», añadió.


García Pérez añadió, con datos en la mano, que la creación de empleo subvencionado da unos resultados de crecimiento más bien discretos y, además, en sectores sociales muy determinados. «Las más beneficiadas son las mujeres de entre treinta y cuarenta y cinco años que pasan de un contrato temporal a uno fijo, pero el beneficio transita de un 0,6 por ciento a un 1,1. Se podrá decir que se dobla, pero el número real es el que es: un 1,1», aseguró el profesor. En el caso de la transición del desempleo al contrato fijo las cifras ofrecidas por García Pérez son las siguientes: «Las mujeres también son las más beneficiadas. En cifras porcentuales, se pasa de un 7,9 por ciento a un 8,6», apuntó el economista.


Los datos analizados por García Pérez pertenecen a un estudio del comportamiento del mercado laboral realizado para el período de 1996 a 2004. El profesor concluyó, en este sentido, «que no es camino viable el de la bonificación de la contratación». Pese a esta circunstancia, todas las comunidades implementan las ayudas del Ministerio de Trabajo, en ocasiones, como en Madrid, de forma espectacular (del 3,6 se pasa casi al 40). El Principado completa las ayudas estatales hasta casi un diez por ciento, según comentó García Pérez.


Analizó también la eventualidad laboral: sólo el 9 por ciento de los jóvenes más preparados consigue empleo fijo después de un contrato temporal. «En el caso de los menos preparados, la cosa es más terrible», añadió el profesor. «Lo más habitual es que para conseguir un empleo fijo el joven tiene que pasar por más de cuatro contratos eventuales, a veces, más de diez», concluyó Juan Ignacio García Pérez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook