09 de julio de 2009
09.07.2009
40 Años
40 Años
 

Vallina bloquea el patronato de las Anclas mientras no haya mujeres en la Cofradía

La Buena Mesa de la Mar, que integra el órgano rector con el Principado y el Ayuntamiento, niega que discrimine: «Lo que pasa es que no hay candidatas»

09.07.2009 | 02:00
A la derecha, Juan Luis Vigil, entonces presidente de la Cofradía, con Vallina, en 2007, en La Peñona con la bandera azul.

Salinas, I. M. / V. M.


La alcaldesa de Castrillón, Ángela Vallina (IU), paralizará el desarrollo del patronato del Museo de Anclas, en tanto no se permita la entrada de mujeres en la Cofradía Buena Mesa de la Mar, una de las entidades que forman parte del organismo junto con el Principado, la Universidad de Oviedo y el Ayuntamiento.


El debate no es nuevo, ya en el año 2001, Ángela Vallina, entonces portavoz del grupo municipal de IU en el Ayuntamiento de Castrillón protagonizó una polémica cuando no fue invitada a un acto de la Cofradía por su condición de mujer. El entonces presidente de la entidad lúdico-gastronómica, José Luis Vigil, achacó el problema a un malentendido y se disculpó personalmente con Vallina.


La Alcaldesa ha retomado ahora la cruzada feminista y, según pudo saber este periódico, en una reciente reunión en la que estaban también directivos de la Buena Mesa de la Mar, pidió la modificación de los estatutos de la Cofradía para permitir la entrada a las mujeres.


El presidente de la Cofradía Buena Mesa de la Mar, Vicente Quintanilla, aseguró ayer que los estatutos de la entidad no prohíben aceptar a las mujeres como socias. «No hay ningún impedimento legal para que las mujeres sean socias de la Cofradía Buena Mesa de la Mar, pero lo que es una realidad es que de las más de cien personas que tenemos en lista de espera para ser socios no hay ninguna mujer», afirmó. Quintanilla aseguró: «En algunos casos que he pulsado la opinión de las mujeres de los cofrades, dicen que se aburren y ninguna ha planteado ser socia, ya que en ese caso tendría prioridad sobre otras mujeres».


El presidente de la entidad explicó que la larga lista de espera se debe a problemas de infraestructuras. «Organizamos comidas o cenas en un restaurante de Salinas y como somos tantos siempre tenemos problemas de espacio. Si ampliamos la lista de cofrades, el problema se acentuaría aún más», dijo Quintanilla.


Las actividades que la Cofradía organiza a lo largo del año incluyen varios actos en los que los cofrades pueden llevar acompañantes femeninos. «Es el caso de las cenas de verano y Navidad, entre otras actividades», dijo el presidente. Vicente Quintanilla también aseguró que nunca se ha prohibido la entrada de mujeres a los actos. «No tenemos problemas de discriminación, ni cuando organizamos actos institucionales ni en actos internos de la entidad, porque además yo no los permitiría. No hay ninguna fricción entre la Buena Mesa de la Mar y la alcaldesa de Castrillón», concluyó Quintanilla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook