12 de enero de 2010
12.01.2010
40 Años
40 Años
Castrillón

Los expertos rechazan instalar diques perpendiculares en la playa de Salinas

La solución ocasionaría, según Germán Flor, un gran impacto visual y propiciaría la aparición de zonas de resaca entre los espigones

12.01.2010 | 01:00

Salinas, Inés MONTES

La posible solución para la playa de Salinas de construir diques perpendiculares al arenal es rechazada por expertos con amplios conocimientos del comportamiento del litoral asturiano. El profesor de Geología de la Universidad de Oviedo Germán Flor rechaza esa solución que se aplicó en algunas zonas de España sin mucho éxito y aboga por seguir regenerando la playa de Salinas aportando arena. «Poner diques en perpendicular es una solución dura que ocasiona un gran impacto visual y que, además, entre dique y dique, quedan zonas con mucha resaca».

Los diques se han utilizado en playas de Málaga o Tenerife y en otras zonas de España, en las que finalmente se tuvieron que desmontar. «Es una solución que se comenzó a aplicar en la década de los cincuenta del pasado siglo en la Costa Este norteamericana y en otros lugares del mundo, pero, por lo general, ahora se utilizan otras fórmulas con diques paralelos u oblicuos o también existen las llamadas mantas de geotextil, pero además siempre hay que echar arena», dijo.

Germán Flor mantiene que la única solución para paliar los problemas de la playa de Salinas «es seguir aportando arena, cueste lo que cueste, y evitar que se pierda». El geólogo también apoya la posibilidad de regenerar la playa con parte de la arena procedente de los dragados de la ría de Avilés. «Se está haciendo en Xagó y se puede hacer en Salinas. La arena se deja en el mar y la misma acción de las olas va rellenando la playa, además de limpiar el árido de los metales», explicó.

La solución de diques perpendiculares a la costa se aplicó en playas como la de Anglet (Francia), Caparica (Portugal) o Norfolk, en el Estado de Virginia (EE UU). «Construir esos diques cuesta mucho, pero es más caro aún retirarlos», concluyó Germán Flor.

La solución que está aplicando actualmente el Ministerio de Medio Ambiente con el refuerzo del muro que sustenta el paseo marítimo de Salinas es una obra lenta porque los temporales que se suceden desde hace meses impiden en muchas ocasiones que las máquinas accedan a la playa.

«Hay que seguir aportando arena a la playa de Salinas, cueste lo que cueste, y además evitar que se pierda»

Germán Flor

Profesor de Geología de la Universidad de Oviedo

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook