13 de mayo de 2010
13.05.2010
 

Retratos que hablan de Asturias

El fotógrafo avilesino Alejandro López pone cara a 35 asturianos famosos que hablan de la identidad regional en un libro recopilatorio

13.05.2010 | 02:00
Alejandro López posa junto al retrato de Quini.

E. CAMPO

Alejandro López es avilesino, ha hecho de la fotografía una de sus pasiones y eligió su ciudad natal para presentar la que es su primera gran exposición: «Asturias de mis amores». La muestra se compone de 35 retratos en blanco y negro que cubren diferentes sectores de la sociedad asturiana. Hay rostros conocidos, como los del político Santiago Carrillo, la científica Margarita Salas , el ciclista Chechu Rubiera, el futbolista Quini, el empresario Francisco Rodríguez y muchos más, pero también hay otros anónimos, que representan a sectores como la pesca y la ganadería. «Es imposible reflejar todos los ámbitos, pero ese es el objetivo», explica López, que también publicará un libro con ese trabajo y el añadido de que los 35 protagonistas de las fotos definen Asturias en una frase.


La muestra de Alejandro López se exhibe desde el pasado el martes en la Casa de Cultura. Y mañana, a las ocho y cuarto de la tarde, en ese mismo escenario, el fotógrafo presentará el libro que contiene todos los retratos, editado por la firma avilesina Azucel.


La afición, según cuenta López, le viene de hace algunos años: algunos talleres, mucha práctica, lecturas... Y en Cangas de Onís, donde vive actualmente, decidió presentarse a un concurso de fotografía. Lo hizo rompiendo moldes, ya que en lugar de respetar lo que es habitual en ese concejo -las imágenes de paisaje- apostó por presentar cuatro retratos que le valieron el primer premio. Animado, amplió la colección hasta cuarenta imágenes de vecinos del concejo y lo tituló «Paisanaje de Cangas de Onís, miradas para la historia». La exposición, asegura, fue un éxito de público.


«Siempre me gustó el retrato: creo que es esencial que en las fotos haya personas», señala. También le gusta seguir el principio de «menos es más», de ahí los planos cerrados que centran la atención en una mirada, en una sonrisa. La exposición que ahora presenta en Avilés es fruto de una reflexión sobre Asturias que incluye, prácticamente, a todas las personas que él quiso que estuvieran ahí. «Sólo dos o tres me dijeron que no, pero la mayoría fueron totalmente acesibles, no pusieron ninguna pega». Para el futuro ya piensa en seguir sumando miradas a su lista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook