31 de mayo de 2010
31.05.2010
40 Años
40 Años
 

El Juzgado ordena investigar a una mujer de La Luz que vive con decenas de animales

La asociación El Refugio asegura que el improvisado albergue no reúne las condiciones mínimas de higiene

31.05.2010 | 02:00
Dos de los perros que habitan en las instalaciones denunciadas.

F. L. JIMÉNEZ / Agencias

El Juzgado de instrucción número 3 de Avilés ha abierto diligencias para tratar de esclarecer la situación en la que se encuentran decenas de perros y gatos que una vecina de la ciudad mantiene en una finca situada en las inmediaciones del barrio de La Luz.


El Juzgado ha decidido investigar si los animales se encuentran en una situación de abandono a raíz de una denuncia presentada por la Asociación para el Bienestar de los Animales El Refugio, que calcula que en esas instalaciones hay más de 80 perros y gatos que viven hacinados, maltratados y sin las mínimas medidas de higiene.


El Refugio había presentado una denuncia ante el Juzgado el pasado mes de marzo que inicialmente fue archivada, si bien posteriormente se estimó el recurso presentado por el colectivo y, en consecuencia, se acordó esta semana que el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil investigue la situación en la que se encuentran los animales.


Según la organización denunciante, la dueña del improvisado albergue animal de La Luz no deja a nadie entrar en ellas para comprobar el estado de los perros y gatos, y tampoco deja que los animales sean adoptados y puedan así abandonar unas instalaciones que los responsables de El Refugio califican de «terroríficas».


Esta situación se vive, según El Refugio, desde al menos hace diez años y sin que desde el Ayuntamiento de Avilés se hayan tomado medidas para cerrar esas «deplorables instalaciones». Según el presidente de la asociación, Nacho Paunero, la finca desprende un «fuerte hedor» y los animales «malviven» entre toneladas de escombro, suciedad y ratas, encerrados en jaulas hechas de somieres viejos y palés de madera, entre sus propias heces y sin ningún tipo de higiene.


Avilés carece de un albergue municipal de animales y sólo dispone de un servicio de recogida que gestiona una empresa de Pola de Siero y que, según El Refugio, sacrifica más de doscientos perros y gatos al año. Esta situación motiva que cada jueves un grupo de personas se concentre ante el Ayuntamiento en demanda del equipamiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine