11 de octubre de 2010
11.10.2010
Una infraestructura con años de demora
 

El proyecto de la ronda portuaria supera el primer informe ambiental

El estudio sostiene que el trazado por Castrillón afectaría al monasterio de Raíces y revela que el Principado sopesó dos puentes y un túnel en la ría

11.10.2010 | 02:00
El proyecto de la ronda portuaria supera el primer informe ambiental

V. MONTES

El avance del estudio de impacto ambiental sobre la ronda portuaria considera idóneo el trazado que discurre por terrenos de Avilés: justamente el previsto por el Plan Urbano avilesino hace una década y que luego descartó el Principado para nuevamente considerarlo, hace un año, el más adecuado. El Gobierno regional ya ha iniciado el trámite ambiental del proyecto, un primer y tímido paso administrativo a la espera aún de que el Ministerio de Fomento avance en su propuesta para la barrera ferroviaria. El estudio también advierte de que el corredor norte por el concejo de Castrillón podría afectar al conjunto histórico de Raíces, respaldando lo manifestado por el gobierno castrillonense, beligerante con ese trazado amparándose en el posible impacto en el entorno del Peñón.

El informe inicial, encargado a la empresa Inxenería y Mediu y concluido el pasado mes de agosto, analiza varias alternativas que revelan los distintos trazados planteados por la consejería de Infraestructuras y sobre los que apenas ha informado. En concreto, se plantearon dos pasos elevados sobre la ría, uno a la altura del río Raíces y otro en San Juan de Nieva, y un túnel bajo el estuario avilesino. Estos son los trazados que considera el documento inicial de impacto en el medioambiente:

l Corredor norte por Castrillón. El trazado comienza en la Variante de Avilés, en el actual enlace de Piedras Blancas y, en dirección noroeste, pasa sobre la actual Variante de Avilés y bajo la urbanización de Coto Carcedo, salvando el río Raíces y el Peñón de Raíces, dirigiéndose luego paralelo al cauce fluvial hacia el sur de las instalaciones de asturiana de Zinc.

l Corredor por Avilés. El trayecto conecta con la Variante de Avilés en el enlace de Piedras Blancas y sigue una traza hacia el noroeste, pasando sobre la Variante y cruzando mediante un túnel los núcleos de El Campo y So la Iglesia. El trazado discurre luego paralelo al camino del Picalón para cruzar la avenida de Lugo. Se conectaría con el Puerto gracias a terrenos liberados una vez suprimida la barrera ferroviaria.

l Corredor en túnel bajo la ría de Avilés. Comenzaría en la glorieta prevista en la Avenida de Gijón con la autovía de entrada a Avilés. Tras salvar la ría, proseguiría al norte de los terrenos de la Isla de la Innovación, siguiendo el límite sur de las instalaciones de Arcelor. Ahí comenzaría un túnel que permitiría cruzar la ría hasta conectar con la Travesía del Yunque, en el polígono de las Arobias.

l Corredor sobre la ría en la zona del Río Raíces. Esta propuesta de trazado parte de la glorieta final prevista en la carretera AS-328 (Avilés-Faro de San Juan), a partir de la cual inicia un trazado en curva para atravesar la ría con un puente de 70 metros de altura. Conectaría con la travesía de la Industria.

l Corredor sobre la ría en San Juan de Nieva. Comenzaría en el cruce de la carretera AS-328 con el acceso al polígono de Maqua y pasando al este de la depuradora cruzaría la ría a 70 metros de altura a la altura de Xagó para luego discurrir paralelo a las vías del tren y conectar con la travesía de la Industria.

El diagnóstico que emana del estudio, rubricado por Jorge González Pandiella, sostiene que «ninguna de las repercusiones contempladas en los factores ambientales considerados supone inviabilidad ambiental para las opciones planteadas en el estudio de alternativas».

El documento indica que el trayecto por el que finalmente se inclina el Principado, íntegramente en el concejo de Avilés, apenas tiene impacto en la fauna, no afecta a ningún hábitat inventariado y únicamente puede incidir en el trazado del Camino de Santiago. Se trata, por tanto y a la luz del informe, de la alternativa con menor impacto, con la circunstancia añadida de que fue la primera planteada y que tras casi una década de discusión, vuelve a ser la elegida. No obstante, aún faltan por resolver otros interrogantes, como el futuro del proyecto de la barrera ferroviaria o la financiación para la ronda antes de que los nuevos accesos al Puerto, que permitirían descongestionar el tráfico en el entorno de la ría, sean realidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook