25 de mayo de 2011
25.05.2011

Profesor móvil, diseño flotante

La Escuela de Arte recibe al primer profesor «Erasmus», que ofrece un taller para idear estructuras con equilibrios sorprendentes

25.05.2011 | 02:00
Olivier Demortier, en la Escuela Superior de Arte, con los alumnos de Diseño de Producto durante una clase.

Myriam MANCISIDOR


Olivier Demortier es un «profesor móvil». Pertenece a la Universidad de Howest (Bélgica) pero desde la pasada semana está ligado a la Escuela Superior de Arte de Asturias donde ofreció un taller didáctico a los alumnos de segundo y tercer curso de Diseño de Producto. Demortier participa así en el programa Erasmus para profesores y es el primer docente extranjero que recibe el centro avilesino. Los alumnos lo recibieron con los brazos abiertos y siguieron atentos las explicaciones de este hombre en relación a la tensegridad, la traducción al español del término «tensegrity» acuñado por el arquitecto Richard Buckminster Fuller y obtenido como contracción de «Tensional integrity» (integridad tensional). La idea de este taller surgió de una clase de creatividad de Demortier en Bélgica.


«Para nosotros es importante que vengan profesores de otros centros, de instituciones como la de Howest con la que tenemos firmados acuerdos bilaterales para que los docentes ofrezcan talleres, charlas...», explicó la jefa de estudios del centro avilesino, Carmen Álvarez Rúa. Añadió, además, que en los talleres participan tanto alumnos como profesores de la Escuela. «Se trata de intercambiar experiencias. Howest, por ejemplo, es un centro bastante técnico y a nosotros nos gusta aprender de estas escuelas técnicas para luego aplicar esa sabiduría a nuestros diseños», manifestó Álvarez Rúa.


De ahí el interés de los alumnos avilesinos en conocer con la ayuda de palos de madera y gomas un principio estructural como la tensegridad. Estas estructuras fueron exploradas por el artista Kenneth Snelson que creó, basándose en este principio, esculturas como «Needle Towet», de 18 metros de altura. Pero hay muchos más ejemplos. «La aplicación práctica es tremenda y se puede ver en sillas, mesas... Se trata de hacer estructuras de acuerdo a un principio físico de tal forma que parezca que flotan en el aire», subrayó Álvarez Rúa, que ayudó a su colega Belga en el desarrollo del taller que se celebró a finales de la pasada semana en la Escuela Superior de Arte de Asturias.


El centro avilesino, con sede en el Palacio de Camposagrado, se integró en el programa Erasmus, que forma parte del Programa de Aprendizaje Permanente de la Unión Europea, en el curso 2008-2009. La participación en este programa favorece la movilidad transnacional de estudiantes y profesores, desde y hacia la Escuela. Desde entonces se han firmado acuerdos bilaterales tanto con instituciones que imparten Estudios de Diseño como con otras que imparten Estudios de Conservación y Restauración.


En este tiempo, varios alumnos de la Escuela han viajado al extranjero al tiempo que otros alumnos recibieron clases en Avilés. En cuanto a profesores, solo una de la Escuela de Arte se desplazó a la Universidad de Lieja (Bélgica) y, por primera vez, la pasada semana, un docente inauguró el programa Erasmus en Avilés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído