13 de junio de 2011
13.06.2011

Bayas, un paraíso estival

Los ecologistas advierten de que están en peligro las dunas del arenal más largo de Asturias, catalogado como Monumento Natural

13.06.2011 | 02:00

Bayas,


Myriam MANCISIDOR


La playa de Bayas es el arenal más largo de toda la región con aproximadamente tres kilómetros de longitud. Al Oeste limita con la desembocadura del río Nalón y al Este con el Cabo Vidrias. Su existencia se explica precisamente por la acumulación de sedimentos que chocan contra el saliente. Pero si algo destaca sobremanera en la playa de Bayas es el sistema dunar dividido únicamente por el cauce del Fontebona que separa los concejos de Castrillón y Soto del Barco. La playa de Bayas, al igual que la isla la Deva, tiene la etiqueta de Monumento Natural. Y es para los usuarios un paraíso estival. El Sablón y los Requexinos (zona nudista) forman este complejo de alto valor ecológico y didáctico.


Pero, pese a su catalogación, el Monumento Natural de Bayas está en peligro por la pérdida de arena, que afecta, principalmente, a las dunas. Integrantes del Colectivo Ecologista de Avilés advirtieron de que la principal amenaza es el acceso de los coches hasta los montículos. Los dragados que se realizaron en la dársena de San Esteban de Pravia también influyeron, a su juicio, en el deterioro del sistema dunar en los últimos años. «Es necesario preservar este espacio y estas dunas, las más importantes de la comarca junto a las del Espartal y Xagó», manifestó Fran Baena, ecologista, al tiempo que mostraba a los alumnos de los CRA (Centro Rural Agrupado) de Castrillón e Illas la riqueza natural de Bayas.


Esta actividad infantil enmarcada en la «Agenda 21» de Castrillón consiste en recorrer una playa con los escolares viendo el estado del litoral a través de las preguntas de un cuestionario (la Campaña Coastwatch). Así es que los niños que visitaron la playa de Bayas disfrutaron del arenal al tiempo que aprendieron a distinguir el esqueleto de una sepia de una esponja artificial perjudicial, por ejemplo, para las aves.


«Ahora que llega el verano es fundamental que los bañistas y usuarios de esta playa la mantengan limpia, es lo menos que podemos hacer», sentenció Baena, un defensor del playón de Bayas, un arenal de ocupación media en época de estío que por los inviernos se convierte en un «almacén» de madera que arrastra el río Nalón desde el puerto de Tarna.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook