01 de agosto de 2011
01.08.2011

El saneamiento, veinte años después

En septiembre comenzará a funcionar el emisario submarino de Xagó, el último eslabón de la transformación de la ría avilesina cuyo arranque parte del ambicioso proyecto de 1992

01.08.2011 | 02:00
Estado de la ría en el momento en el que se acometieron los trabajos de retirada de lodos.

Teresa CEMBRANOS

Parecía la obra de nunca acabar pero en septiembre, si las fechas se cumplen según el calendario previsto, comenzará a funcionar el emisario submarino de Xagó, el último pilar de la gran transformación de la ría avilesina y de la ciudad: el saneamiento integral. Es un proyecto que se gestó en 1992, de la mano del entonces Ministro de Obras Públicas, José Borrell; de Juan Luis Rodríguez-Vigil, ex presidente del Principado, y de Santiago Rodríguez Vega, alcalde de la Villa, pero en el que ya se venía trabajando dos años antes, según apuntó la actual alcaldesa, Pilar Varela. En 1990 ya se acometieron obras en la parte baja del río Arlós de la mano de Confederación Hidrográfica.


El objetivo del ambicioso plan, dividido en trece proyectos, era acabar, en apenas seis años, con la imagen de un estuario casi convertido en una cloaca debido a los continuos vertidos industriales, con Ensidesa a la cabeza, y urbanos. No obstante, han tenido que pasar doce más para ver culminado lo que algunos auguraron como un «sueño», pero que al final se ha convertido en realidad. Lo que tampoco se cumplió fue el presupuesto estimado. En un primer momento las obras se valoraron en 67,7 millones de euros; se van a cerrar con más de 180 millones de euros de inversión.


La parte más visible de esa mejora es el paseo de la ría, que ahora comunica Llaranes con la antigua rula de la ciudad. Próximamente se añadirá un nuevo tramo: entre el Hospitalillo de Ensidesa y Llaranes, ahora en obras. «El saneamiento de Avilés es un ejemplo de la colaboración y cooperación entre las tres administraciones: Estado, Principado y Ayuntamiento. Ha sido un trabajo complejo, molesto y poco vistoso pero era la única manera de poder disfrutar de lo que ahora tenemos», aseguró la primera edil avilesina. Si algo tiene claro Varela es que sin esas obras no hubiera sido posible ni la construcción del Centro Cultural Oscar Niemeyer ni las obras de la margen derecha del Puerto. «Han conseguido transformar la ciudad. Es una satisfacción ver el proyecto culminado», añadió la Alcaldesa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Lo último Lo más leído