02 de agosto de 2011
02.08.2011
El Fumarel

La Lladrona

Propuesta para la declaración de monumento natural

02.08.2011 | 02:00
La Lladrona

Para los vecinos de Castrillón y sobremanera de la parroquia de Santa María del Mar, la Ladrona o Lladrona siempre tuvo y aún tiene un halo misterioso, que cuando la ves dispara la imaginación. Será el nombre, las características geomorfológicas, no se sabe pero lo cierto es que está hay presente.

Geológicamente está dentro del valioso arrecife devónico de Arnao; dentro de la peña encontramos una galería submarina, un bufón, cavernas... Accesible en la bajamar, por el Pasu La Lladrona, nos ofrece una gama de vida animal muy interesante, con especies incluidas en la lista de especies protegidas y encuentran entre sus oquedades un lugar seguro donde reproducirse. Además de un rico patrimonio arqueológico de la Guerra Civil en su entorno, encontrándose un nido de ametralladoras y una trinchera de protección, catalogadas dentro del patrimonio protegido del concejo.

Por todo ello, el Coleutivu Ecoloxista d'Avilés solicitó al Ayuntamiento de Castrillón que iniciase ante el Principado una modificación del Porna (Plan de Ordenación de Recursos Naturales de Asturias) para que La Lladrona y su entorno fuera declarado monumento natural, y así lo creyó la corporación cuando hace tres años lo aprobó por unanimidad. El año pasado, a propuesta del Bloque por Asturies, se presentó también una proposición no de ley para conseguir tal fin en la Junta General.

Hay muchas historias sobre el porqué de su toponimia, pero la que parece tener más unanimidad por parte de los vecinos es la que entre sus cuevas aparecían cadáveres de personas y animales: era «una ladrona de vidas». Pero dentro de la fantasía hay espacio para la realidad: La Lladrona fue utilizada como corral natural para cabras y ovejas, aún se conserva una antigua portilla y que al subir la marea, cerraba cualquier escape del ganado. Otra historia , esta muy dura, fue la que ocurrió durante la Guerra Civil: un vecino de Arnao se escondió en ella para escapar de las tropas de Franco, éstas torturaron a su novia , pero no les dijo donde estaba. Solo cuando amenazaron de muerte a su madre, salió de su escondite de la cueva de La Lladrona y lo asesinaron.

Pero sirve de inspiración también para literatura infantil, La Roca Maldita, donde La Lladrona es la verdadera protagonista. Creo que argumentos para que este espacio sea protegido no le sobran, y que la nueva corporación mantenga su unanimidad en la defensa de su entorno, y el nuevo Gobierno del Principado la incluya dentro de los espacios dignos de protección.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído