26 de agosto de 2011
26.08.2011
 

Los niños saharauis preparan las maletas

La Alcaldesa recibe a los menores refugiados que pasan el verano en Avilés y les entrega regalos y un calendario con el mes de julio dedicado

26.08.2011 | 02:00
Los niños, con sus regalos en el salón municipal de recepciones.

Laura ORTIZ


Hace ya casi dos meses que los niños saharauis desembarcaron en el Aeropuerto de Asturias para disfrutar de unas vacaciones de acogida con familias asturianas, una experiencia que para muchos no es nueva. Este verano fueron 362 saharauis los que vinieron a la región y de todos ellos, 16 se alojan en Avilés. La alcaldesa, Pilar Varela, junto con el delegado saharaui en Asturias, Abdu Mohamed, y el vicepresidente de la Asociación Asturiana de Amigos del Pueblo Saharaui, Alberto Suárez, recibieron ayer a los pequeños en el Ayuntamiento para interesarse por su estancia y ofrecerles distintos regalos a modo de «souvenir» dado que el próximo 10 de septiembre los niños regresarán con sus familias biológicas.


Raquetas, libros y diábolos son algunos de los juguetes que los pequeños se llevarán a sus casas . También llenarán la maleta con un calendario del Ayuntamiento cuyo mes de julio va dedicado a ellos. «Con este calendario los niños pueden estar de alguna manera en todos los hogares de la Avilés», dijo la alcaldesa. Además, el Ayuntamiento no se olvidó de los padres, coprotagonistas en esta historia, y les quisio agradecer toda su colaboración con un cómic sobre la villa y un CD con la canción «Una mano sin otra no aplaude», del hermanamiento escolar de Avilés con el Sáhara.


Durante su estancia en la ciudad, los niños han asistido a lo que ellos llaman «la escuela», que son los talleres infantiles de Avilés (TIA). Allí no solo han convivido con niños de diferentes culturas sino que han hecho verdaderos amigos. También pintaron camisetas, hicieron pompones y elaboraron regalos para sus padres. «Lo que más me ha gustado de todo el verano es poder ir a la piscina», aseguró Aday Mabhit, un niño saharaui de 8 años, mientras que Bachir Hamuchi, de 11 años, destacó que «lo mejor es jugar en los hinchables y comer pizza». Las caras de los pequeños era ayer de felicidad.


Carmen Álvarez, coordinadora del programa «Vacaciones en paz», lleva varios años acogiendo niños y ayer admitió que está encantada. «Quiero destacar la labor que el Ayuntamiento de Avilés hace por esta iniciativa porque se ocupa económicamente de toda la logística y sin esa ayuda no sería posible traer a estos niños cada verano», subrayó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook