27 de agosto de 2011
27.08.2011
40 Años
40 Años

Teodoro López-Cuesta: «Sobre todo, Presidente, no nos deje morir» Los seminarios se despiden con música

Cascos manifiesta que, «si no existieran, habría que inventarlos», en alusión a los cursos de la Escuela de Estudios Hispánicos

27.08.2011 | 02:00
Teodoro López-Cuesta: «Sobre todo, Presidente, no nos deje morir» Los seminarios se despiden con música

La Granda (Gozón),


Myriam MANCISIDOR


Teodoro López-Cuesta, presidente de la Fundación Asturiana de Estudios Hispánicos, juntó ayer fuerzas y reivindicó ayudas para que en años venideros puedan seguir celebrándose en La Granda unos cursos que cada verano traen al chalé de Arcelor-Mittal en Gozón a un nutrido grupo de ponentes de distintas disciplinas. López-Cuesta, de 90 años y con la voz quebrada, agradeció la visita del líder del Ejecutivo, Francisco Álvarez Cascos, a la clausura de los seminarios y le explicó que este año la Fundación ha organizado «los cursos milagro», que ligó a estrecheces económicas. De ahí que acto seguido le lanzara una frase de auxilio: «Sobre todo presidente, no nos deje morir».


El economista Juan Velarde, director de los cursos de La Granda, repasó por si fuera poco los seminarios que se celebraron este verano desde la segunda quincena de julio hasta ayer, que se clausuró el último que dirigió el científico Santiago Grisolía. Este último, por su parte, fue a su campo y abogó por más investigación «para salvaguardar la salud de una población creciente» y por extender políticas preventivas a los países más pobres.


Ante estas intervenciones, Álvarez-Cascos declaró que «si no existiera la Escuela Asturiana de Estudios Hispánicos habría que inventarla». Y añadió: «Como asturiano, como presidente del Principado, como interviniente en algún curso, como alumno en alguna sesión, como amigo y discípulo de Teodoro y Juan quiero expresar mi compromiso con esta institución ejemplar que, aún en plena galerna de la crisis, ha sabido, porque así lo han decidido sus rectores, sobrevivir con dignidad».


Álvarez-Cascos reiteró, como colofón a su intervención y después de glosar a López-Cuesta y Juan Velarde, a los que definió como «dos galácticos del saber y de la cordialidad», que hará cuanto esté en sus manos para que los cursos de La Granda gocen de una larga vida.

La soprano Auxiliadora Toledano y el pianista Ángel Cabrera ofrecieron ayer el concierto de clausura de la XXXIII Edición de los cursos de La Granda. Interpretaron temas de Lehar, Liszt, Bizet, Donizetti, Mozart, Bellini, Granados, Vives y Nieto ante un nutrido grupo de personas, en la imagen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook