20 de junio de 2012
20.06.2012

Crece la venta de cajas fuertes en la comarca por temor a un «corralito»

Los comercios constatan el aumento del interés de los particulares, sobre todo desde la crisis de Bankia

20.06.2012 | 02:00
Sergio Gómez, responsable de un comercio especializado en la venta de cajas fuertes en Avilés, muestra sus productos.

Marta PÉREZ

La inestabilidad financiera está provocando que ciudadanos preocupados opten por guardar su dinero, o al menos una parte, en casa. La versión moderna del colchón, la caja fuerte, es el continente que eligen para poner sus ahorros a buen recaudo los que temen un «corralito», aunque los expertos en asuntos económicos aseguran que esta situación es del todo improbable. Los comercios que se dedican a vender este tipo de artículos aseguran que las ventas de cajas de seguridad han aumentado un veinte por ciento en todo el país, sobremanera a partir de la crisis de Bankia. Sólo entre marzo y abril y según los datos que maneja el Banco de España, se retiraron 31.000 millones de euros de los bancos. La comarca de Avilés no es ajena al fenómeno. Las tiendas de venta de cajas fuertes y las ferreterías convencionales que también las comercializan reciben consultas a diario de avilesinos interesados en adquirir una caja de seguridad.


José Manuel González Pérez es el responsable de Aperkey, una empresa regional de seguridad con tres sedes en Asturias, una de ellas, desde enero, en Avilés. «Sumando las tres tiendas que tenemos en Oviedo, Gijón y Avilés pueden entrar una media de dieciocho personas al día interesándose por una caja fuerte. Estamos notando mucho el incremento. Esto se veía venir, y decidimos ampliar el negocio en lugar de quedarnos esperando», explica González. El responsable de su cadena de tiendas en Avilés explica que cuando los clientes entran en el local a preguntar por la caja fuerte «no dicen abiertamente para qué es, pero en la conversación se intuye». La semana de la crisis de Bankia fue clave. «Esa semana entraron en la tienda muchas más personas preguntando los precios de las cajas fuertes, el movimiento fue continuo», afirman los responsables de Aperkey.


Las grandes cadenas comerciales de bricolage, las ferreterías convencionales, y también internet son los otros canales de venta de cajas fuertes más habituales. Los profesionales recuerdan que antes de comprar una caja hay que tener claro qué se guardará en ella, por lo que, a partir de ciertas cantidades de dinero recomiendan cajas certificadas.


Las cajas fuertes se pueden adquirir desde 100 euros «hasta lo que se quiera», aseguran en la tienda de Aperkey en Avilés. Pero la crisis bancaria ha influido también en los criterios de compra del cliente. Así, los avilesinos se interesan más por la seguridad que ofrece la caja fuerte que por el precio, y se decantan más por comprar con garantías de calidad. Porque el dinero tiene que estar seguro. Una caja fuerte de tipo medio y blindada, con un coste de 300 o 400 euros, suele ser la elección más habitual que realizan los clientes. En el mercado hay una amplia gama de cajas, cada vez más fáciles de ocultar, empotradas en la pared, o camufladas como un enchufe o una toma de teléfonos. Eso sí, el precio de estas virguerías puede subir hasta los 3.000 euros. «Depende de las necesidades del cliente. Nosotros les asesoramos en función de lo que quieran», explica José Manuel González. «Trabajamos más con particulares, los empresarios utilizan otros canales para proveerse de todo tipo de servicios de seguridad», sostiene este vendedor de cajas de seguridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook