21 de junio de 2012
21.06.2012
Corvera

Testigo del impulso industrial del concejo

Ovidio Rodríguez rememora los inicios de su restaurante en Santa Cruz, hace 50 años, en plena transformación de Corvera

22.04.2012 | 02:00
Ovidio Rodríguez, tras la barra de su establecimiento.

Santa Cruz de Los Campos,


Illán GARCÍA


La Corvera actual tiene un marcado acento industrial que surgió de la construcción de la extinta Ensidesa a principios de los años cincuenta. La empresa siderúrgica modificó un concejo plenamente agrario en uno de los focos industriales de la región. Al albor de aquellos primeros años de Ensidesa surgieron negocios como el de Ovidio Rodríguez, un trabajador del matadero del Ayuntamiento de Avilés, y Dorina García, que decidieron montar un bar de pueblo en Santa Cruz de Los Campos, lo que hoy se conoce como el restaurante Casa Ovidio, nacido hace cincuenta años. El local está regentado actualmente por su hijo, Ovidio Rodríguez, que vio nacer este local cuando tan sólo tenía diez años. La vida del gerente del restaurante estuvo ligada desde muy temprana edad a este negocio que comenzó a tener vida gracias a los turnos de Ensidesa. Dorina García preparaba callos y manos de cerdo. De ahí, el negocio tuvo varias ampliaciones a lo largo de cinco décadas hasta convertirse en el restaurante de hoy en día.


Durante la niñez de Ovidio Rodríguez, aún se podía ver el pueblo que se halla, actualmente, en el fondo del embalse de Trasona, a escasos metros de su negocio. «Hubo un tiempo que bajaba mucho el agua pero como hace años que no hay sequía, ya no se ve», explica el hostelero, aún parcialmente emocionado por los actos del cincuenta aniversario del local celebrados el pasado jueves. «En especial, me gustó mucho el poema que nos dedicó Germán Arrabal, un buen cliente», destaca el hostelero.


La vida de Ovidio Rodríguez está vinculada al desarrollo siderúrgico de Asturias. De hecho, fue encargado de dar la comida a los Reyes en la inauguración de los hornos altos de Veriña y de la acería LD III. Su local, también fue testigo de los tiempos en los que se comenzó a construir DuPont en terrenos de Nubledo. «Estamos muy vinculados a la industria, pero también a las familias y a todo tipo de público», explicó el hostelero, acompañado por su mujer y compañera de trabajo, Tita Díez.


Los ojos de Ovidio Rodríguez han visto el cambio en un concejo que comenzó a crecer en el momento que la comarca veía modificada su estampa por la construcción de Ensidesa. El hostelero aún recuerda cuando Las Vegas contaba «con muy pocos habitantes». «Se construyeron muchos edificios, en Los Campos, en Las Vegas, era más fácil vivir en Corvera para ir a la fábrica que en otros lugares», destaca este hostelero que celebró con sus clientes y autoridades de la comarca las bodas de oro de su negocio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook