27 de marzo de 2013
27.03.2013
 
La polémica gestión anterior del complejo cultural
 

Viajes que familias asturianas ya habían pagado se cargaron también al Niemeyer

La revisión de las operaciones realizadas por el agente que trabajaba con Grueso revela que algunas facturas se cobraron dos veces

27.03.2013 | 00:00
El Centro Niemeyer.

Vicente MONTES


La investigación minuciosa de las facturas entre el Niemeyer y la agencia de viajes que trabajaba habitualmente el centro ha permitido comprobar que las vacaciones de algunas familias asturianas y que ellas ya habían pagado acabaron cargadas de forma duplicada al centro cultural avilesino. Fuentes próximas a la agencia de viajes confirmaron que la indagación de las operaciones realizadas por el agente imputado en el proceso por las cuentas de la Fundación permitió comprobar una doble facturación: billetes ya abonados por particulares que no tenían ninguna relación con el centro cultural o sus gestores terminaron cobrados por duplicado al Niemeyer. El agente está imputado por un supuesto delito societario.


Como ya informó ayer LA NUEVA ESPAÑA, la agencia de viajes ha iniciado su propia investigación interna para conocer por qué se produjo esa doble facturación. La entidad (Viajes El Corte Inglés) ya ha reconocido ante la Fundación del Niemeyer que facturó indebidamente viajes por un valor de 24.000 euros, que devolverá a los actuales gestores del centro cultural.


Pero la Fundación considera que esa cantidad no es suficiente, ya que entiende que hay otros viajes facturados de forma indebida y no reconocidos aún por la empresa. Más allá de si existen otros viajes de particulares ajenos al centro facturados al Niemeyer, considera que existen billetes de avión que utilizaron otras personas, pero que se computaron al centro cultural como si hubiesen viajado empleados del Niemeyer. Así consta en la ampliación de la denuncia presentada el pasado viernes por la Fundación y en la que cuantifica en 130.000 euros las facturas que considera irregulares o manipuladas, como ya adelantó este periódico.


Esta práctica ya había sido detectada en la primera denuncia formulada por la Fundación del Niemeyer a finales de diciembre del pasado año. La entidad que preside la consejera de Cultura, Ana González, elevó en aquella ocasión a casi medio millón de euros la cuantía en facturas falsificadas o manipuladas, basándose en aquellos viajes que habían sido utilizados para justificar subvenciones autonómicas.


Además de esa denuncia, el Ayuntamiento de Avilés ha puesto en conocimiento de la Fiscalía posibles irregularidades en treinta y dos facturas por un total de 64.000 euros. Según los técnicos municipales, estas facturas habían sido tramitadas ante el Niemeyer, posteriormente anuladas y luego cargadas al Ayuntamiento, con alteración de fechas. Esta información ya ha sido trasladada a las partes personadas en el juicio. La Fundación ha dado el último paso con la reciente ampliación de la denuncia, que probablemente dé paso a más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas