18 de septiembre de 2013
18.09.2013
Tercera víctima mortal en la siderurgia en lo que va de año

Muere un trabajador de una firma auxiliar de Arcelor en el tren de bandas en caliente

Una grúa impactó contra Isaac Fernández Prada, de 58 años, cuando estaba realizando labores de mantenimiento en una caja eléctrica

18.09.2013 | 00:00
La nave del tren de bandas en caliente (TBC) de Arcelor-Mittal en Avilés.

El gijonés Isaac Fernández Prada, de 58 años y trabajador de la Unión Temporal de Empresas TSK-Isastur, murió ayer por la mañana en las instalaciones del Tren de Bandas en Caliente (TBC) del complejo siderúrgico de Arcelor-Mittal en Avilés. Una grúa impactó contra el trabajador, que estaba desarrollando trabajos de mantenimiento en una caja eléctrica. El trágico suceso es el tercero mortal en la planta de Arcelor de Avilés en lo que va de año y el primer accidente grave en los últimos doce años en el tren de bandas en caliente, una instalación que según las fuentes consultadas llevaba desde 2001 sin registrar un accidente laboral con baja. Con la muerte de Isaac Fernández Prada son ya trece los trabajadores que perdieron la vida en su puesto de trabajo en Asturias en 2013.

El fatal siniestro se registró en torno a las diez y media y las doce y cuarto de la mañana de ayer. Fue en torno al mediodía cuando un trabajador descubrió el cadáver destrozado del trabajador de la firma auxiliar. En medios sindicales explicaron que la última vez que alguien vio con vida a Isaac Fernández fue en torno a las diez y media de la mañana.

La víctima estaba realizando labores de mantenimiento eléctrico en la parte alta del TBC y, por circunstancias que ahora se investigan, una de las grúas de los puentes que recorren la nave golpeó al trabajador, que murió como consecuencia del impacto, según la versión oficial. Fernández Prada llevaba quince años trabajando en el mismo puesto.

En medios sindicales añadieron que el operario se encontraba subido en un embarcadero, el espacio por el que se accede a la carrilera del puente y a la cabina de la grúa y que está situado a unos 28 metros del suelo. Allí recibió el impacto, a la altura de la cadera, de la cabina (estaba vacía, ya que se puede accionar por control remoto), siempre según la misma versión. Las primera hipótesis apuntan a que la muerte fue instantánea dado el estado en que fue localizado el cadáver.

El suceso consternó a los trabajadores de la siderúrgica, a los de las empresas auxiliares y a sus representantes. Las muestras de condolencia se sucedieron a lo largo de la jornada por parte de los sindicatos, que descartaron realizar valoraciones de las posibles causas del accidente alegando que «desde el primer momento se desarrolló el protocolo de actuación vigente y se abrió la correspondiente investigación por parte de Salud Laboral y de la Inspección de Trabajo».

El cuerpo de Isaac Fernández Prada, que tenía dos hijos, reposa en la sala número 10 del tanatorio gijonés de Cabueñes. Su cuerpo será trasladado al cementerio de Ceares para recibir sepultura mañana por la tarde, tras un oficio en la capilla del tanatorio.

Otros dos trabajadores perdieron la vida en lo que va de año en la siderúrgica avilesina. El avilesino Diego Fernández García murió el 22 de enero a los 37 años al caer desde una altura de quince metros por el hueco del ascensor de la depuradora central de Arcelor, sita dentro de la factoría a la altura de Trasona (Corvera). El difunto, la primera víctima mortal en 2013 en Asturias en el ámbito del trabajo, era empleado de la firma Thyssen Krupp Elevadores y estaba colocando una pieza en la cabina del ascensor cuando, por causas que no han trascendido, perdió el equilibrio y su cuerpo cayó al vacío.

Un trabajador metalúrgico de 59 años y vecino de Las Vegas (Corvera), Daniel Iglesias López, perdió la vida el 29 de abril aplastado por una carretilla elevadora que volcó en la factoría avilesina. Pertenecía a la plantilla de la subcontrata Daorje, antes había trabajado para Reymosa y tenía previsto jubilarse el próximo año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook