La crisis sigue haciendo estragos en el comercio y la hostelería de Avilés; el último establecimiento damnificado por la caída de ingresos y la presión de las deudas que arrastra es la popular sidrería Casa Moisés, sita en la calle de La Muralla. Finalmente ha cerrado sus puertas de manera definitiva. Como adelantó LA NUEVA ESPAÑA el negocio permanecía cerrado al público desde el pasado lunes por la tarde. Los trabajadores hace meses que denunciaron retrasos en el pago de los sueldos.

La sidrería, que abrió hace siete años con la expectativa de convertirse en un referente gastronómico de Avilés, estaba gestionada por Moisés Pérez Márquez, que se hizo un nombre en la ciudad durante la etapa que regentó otra conocida sidrería de la avenida de Los Telares.