03 de enero de 2014
03.01.2014

Hallan un cormorán grande muerto y colgado de una soga en San Balandrán

El grupo Maeva también informa de la muerte de un pato por un perdigón

03.01.2014 | 01:41
El cormorán, colgado, en el centro de avistamiento de aves de Zeluán.

Un integrante del grupo de ornitología Mavea encontró a primera hora de la mañana de ayer, en el centro de avistamiento de aves de San Balandrán, un cormorán grande muerto y colgado de una soga. La asociación, que de momento dice desconocer el lugar y las causas exactas de la muerte del animal, si bien apunta que "lo más probable, a expensas de los análisis correspondientes, es que lo hayan matado y después colgado", denunció el caso ante el Seprona y próximamente lo comunicará a la consejería de Medio Ambiente junto con el informe anual.

El colectivo califica el hecho de "muy mal gusto" al tiempo que considera que quienes han llevado a cabo tal acción "pretendían molestar o hacer daño" ya que el cormorán "no es una especie cinegética, por lo que su caza está prohibida, más aún en el entorno en el que fue encontrado, un espacio protegido", apunta un portavoz de la asociación.

Este suceso se produce pocos días después de la aparición de otro animal muerto en el mismo entorno. El pasado 26 de diciembre, en la playa de Zeluán, al lado de la desembocadura del Vioño, Maeva encontró un pato azulón muerto de una perdigonada; tenía un ala rota y un agujero de perdigón justo debajo de ella, por lo que se cree que fue abatido mientras descansaba o nadaba, apunta el colectivo.

En los últimos meses, este grupo, como ha puesto de manifiesto ayer, ha estado recibiendo insultos por parte de vecinos de la zona. "A algunas personas no les gusta lo que hacemos, critican nuestras actuaciones y no ven con buenos ojos que éste sea un espacio protegido y por ello existan unas normas, normas que por otra parte están puestas por el Principado", señalan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook