La parcela de Zeluán sobre la que la sociedad formada por Idesa y Tuinsa pretende producir grandes equipos con destino al sector de las energías renovables está contaminada. Al menos así lo advierte, en sus alegaciones, la Asociación Asturiana de Amigos de la Naturaleza (ANA). "No se atiende a lo prescrito por el Real Decreto 9/2005 por el que se establece la relación de actividades potencialmente contaminantes del suelo y los criterios y estándares para la declaración de suelos contaminados", advierten los ecologistas en su informe. Este no es el único problema que encuentra ANA para el desarrollo de este proyecto empresarial. Y es por su ubicación, justo al lado del espacio protegido de Zeluán y Llodero. "Se produce el sinsentido de ubicar una actividad incompatible con las finalidades del espacio protegido adjunto, en su misma colindancia".

Las alegaciones de ANA también apuntan que los terrenos estaban destinados a otra finalidad, "con el consiguiente problema latente de reversión", y que además fueron vendidos por la SEPI al Ayuntamiento de Gozón por el precio de un euro, dada su condición de vertedero restaurado (2003). Por eso, como parte del patrimonio municipal, los ingresos por la enajenación deben de revertir en favor de la ciudadanía. En cualquier caso los ecologistas critican los modos de tramitación, "en particular con omisión del trámite de información pública, por lo que conforme a una reiterada jurisprudencia, la resolución de Alcaldía de febrero de 2011 incurre en un vicio de nulidad de pleno derecho"