Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Alcalde exige a Carreño que pague el agua de las piscinas de Antromero

Artime dice que su deuda está saldada y que el socio de la mancomunidad tiene que compensar los suministros costeados por Gozón desde 2003

El alcalde, Ramón Artime (PP), considera que el Ayuntamiento de Gozón ya ha saldado sus deudas con la mancomunidad del Cabo Peñas tras la aprobación en el Pleno de una modificación presupuestaria de 150.000 euros para cubrir su déficit con el ente a fecha de 31 de diciembre. Y es que aunque IU aseguró hace semanas que la deuda es de más de 250.000 euros, Artime reclama que Carreño asuma en solitario los gastos de basura, agua y alcantarillado de las piscinas.

"La deuda del pasado mes ascendía a poco más de 97.000 euros, sin embargo ampliamos esa partida hasta final de año", indicó el alcalde de Gozón. Esos 150.000 euros, sumados al dinero que el Ayuntamiento de Gozón mantenía en caja para el ente supramunicipal, alcanzan los 165.000 euros "necesarios para estar al día a final de año".

Hace varias semanas, el concejal delegado de la mancomunidad y edil de IU Gozón, César Fidalgo, señaló que la deuda de este municipio con el ente supramunicipal superaba los 250.000 euros. Pero para hacer frente a este montante, el regidor gozoniego entiende que la mancomunidad del Cabo Peñas ha de hacerse cargo de los gastos de suministros, que hasta la fecha han sido abonados por el Ayuntamiento de Gozón. Según defendió Ramón Artime, el órgano supramunicipal que comparten Carreño y Gozón no ha pagado por sí mismo este servicio desde 2003, siete años antes de que se instalaran los contadores. "Tenemos una deuda a favor del Ayuntamiento de Gozón; es decir, el Consistorio de Carreño tiene que hacerse cargo de ello ya que nosotros ya pagamos por ese servicio", señaló el regidor gozoniego, que cifró la cantidad a pagar por el municipio presidido por el socialista Ángel Riego en 158.000 euros. "Y eso que no tenemos en cuenta el coste de la traída de agua que conectamos desde Antromero a las piscinas", añadió el regidor.

Artime considera que el próximo paso, "una vez que se haya liquidado la deuda a 31 de diciembre", será la convocatoria de un Pleno con estas nuevas condiciones de cara a proceder a la disolución de este órgano comarcal.

El gobierno confía en abrir un proceso de diálogo con el Ayuntamiento de Carreño para poner fin a la mancomunidad y así cumplir con un acuerdo plenario del pasado año, cuando Gozón aprobó la disolución del ente con los votos a favor del PP y de Foro. "Nos dijeron que cuando nos pusiéramos al día con las cuentas, hablaríamos, y eso ya ha ocurrido", destacó el edil de Hacienda y portavoz del PP, Salvador Fernández. Hace varios meses, ambos partidos conservadores también se apoyaron en un Pleno de la mancomunidad para no aprobar los nuevos estatutos del órgano comarcal.

Compartir el artículo

stats