14 de marzo de 2015
14.03.2015
La pujanza metalúrgica avilesina Nuevos aires en la compañía líder

Daniel Alonso entrega a sus cuatro hijos el poder decisorio sobre sus empresas

Cada vástago pasa a ser administrador único de sociedades constituidas con 18,5 millones de capital que a su vez controlan el consejo del grupo

14.03.2015 | 02:09
Daniel Alonso entrega a sus cuatro hijos el poder decisorio sobre sus empresas

Jesús, Orlando, Daniel y Sonia Alonso Villarón, los cuatro hijos del empresario Daniel Alonso Rodríguez, son desde el pasado 4 de marzo los "pesos pesados" del consejo de administración del Grupo Daniel Alonso, un holding que comprende, entre otras, a las firmas Tadarsa, Danima, Idesa e Hidromotor y que tiene vínculos también con Dacero y Windar Renovables. De este modo, el empresario de origen arijano que levantó un imperio metalúrgico en Avilés y que el año pasado cumplió 80 años culmina el proceso de legado empresarial a su prole. Y lo hace por voluntad propia, repartiendo el negocio a parte iguales, en un momento expansivo lleno de retos para las empresas que cohabitan bajo el paraguas del grupo que lleva su nombre y con la confianza, según declara orgulloso, de que sus vástagos continuarán su obra.

La fórmula elegida para el tránsito generacional y la reorganización interna de los poderes dentro del Grupo Daniel Alonso fue la constitución de sociedades mercantiles de carácter limitado regidas respectivamente por cada uno de los hijos a título de administradores únicos. Al menos tres de esas sociedades -las controladas por Jesús, Orlando y Sonia Alonso Villarón- rezan como "consultorías de gestión empresarial" y fueron constituidas entre los días 11 y 15 del pasado mes de diciembre con un capital social cada una de ellas de 18,53 millones de euros, y todas sin excepción ocupan silla en el nuevo consejo de administración del Grupo Daniel Alonso, que dejó de estar presidido por el fundador el día 27 de enero de este año.

El reparto de cargos, según el apunte hecho en el Registro Mercantil, se hizo el pasado día 4 de marzo y quedó como sigue: Molitis 2000, S. L. (cuyo administrador único es Jesús Alonso Villarón) desempeña la presidencia; Alma Consulting & Investments, S. L. (cuyo administrador único es Orlando Alonso Villarón) ocupa el cargo de consejero delegado; Aralon Capital, S. L. (cuya administradora única es Sonia Alonso Villarón) figura como consejera; y Daniel Alonso Villarón, en su caso representado a través del Grupo Da-Zen, S. L., completa la nómina de consejeros. Se añaden al consejo Ignacio Erostegui Rodríguez en calidad de secretario (antes lo fueron en diversos momentos Sonia y Daniel Alonso Villarón) y Antonio Pirola Luis como apoderado.

El reparto equitativo del poder decisorio en el consejo no guarda relación, en todo caso, con el poder ejecutivo que cada uno de los hijos de Daniel Alonso tendrá en el día a día de las empresas. Por involucración en las mismas, es Orlando Alonso Villarón quien está llamado a desempeñar las tareas que podrían identificarse con las de un director general. Jesús Orlando Villarón se encarga principalmente de la faceta internacional del grupo y de las negociaciones con clientes. Daniel y Sonia Alonso Villarón son los dos hijos más ajenos a las actividades del grupo familiar; el primero regenta negocios de forma autónoma y la segunda, ingeniera de profesión y afincada en Londres, hace años que enfocó su vida al margen de la empresa familiar.

En este contexto de cambios, Daniel Alonso Rodríguez, el fundador del grupo, se reservó la dignidad de presidente honorífico, lo que le permitirá seguir al tanto del acontecer de sus empresas pero desde una posición menos comprometida que en los últimos cincuenta años (fundó su primera empresa, dedicada al carrozado de camiones, en 1965). Quienes conocen a este empresario de raza dudan que vaya a hacer "vida de jubilado" por mucho que haya delegado el poder en sus vástagos. Daniel Alonso gusta de madrugar, es más amigo de pisar el serrín de los talleres que la moqueta de los despachos, mantiene una apretada agenda social y en su mente no paran de bullir proyectos, muchos de ellos visionarios como los que convirtieron a sus empresas en líderes y ejemplos de innovación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook