La organista japonesa Izumi Kando vuelve esta noche (20.15 horas) a ponerse al teclado del órgano de la iglesia de Sabugo. Kando (Osaka, Japón, 1961) conoce de sobra la realidad del instrumento que reina en la Semana de Música Religiosa de Avilés, cuya trigésimo octava edición se desarrolla desde el pasado sábado.

Kando ensayaba ayer por la tarde un programa en el que Johann Sebastian Bach destacaba sobre todas las cosas. Sin embargo, la particularidad principal de lo que la intérprete nipona ofrece esta noche es la "Meditación sobre la canción japonesa 'Itsuki no Komoriuta'", una obra compuesta por ella misma. Kando es buena conocedora del instrumento que confeccionó el maestro organero Federico Acitores. Hace cinco años ya participó en la Semana de Música Religiosa y ofreció otro recital recientemente sentada a los mismos teclados.