Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xagó, territorio mapache

Dos ejemplares de una especie originaria del continente americano atacan a una pareja en el entorno del arenal tras colarse en su coche y destrozar un asiento

Xagó, territorio mapache

La playa de Xagó es territorio mapache. Dos ejemplares de esta especie causaron un buen susto la noche del pasado martes a una pareja que paseaba por el arenal. Y aunque Xagó poco tiene que ver con la frontera entre Estados Unidos y Canadá, donde habita de forma natural esta especie, la pareja de mapaches parece sentirse como en casa. Estos pequeños animales de tamaño similar al de un gato son originarios del continente americano y están considerados una especie invasora en Asturias, aunque apenas ha habido un puñado de avistamientos.

Según el biólogo Luis Laria, el pasado martes dos ejemplares de este animal se colaron en un coche aparcado en el entorno del arenal de Xagó, atacaron a un joven y destrozaron el asiento del vehículo. Eran las dos y media de la madrugada y la pareja volvía de dar un paseo por la playa cuando se encontró con un espectáculo más propio de una película americana que de una escena habitual en el paisaje gozoniego.

Según Laria, también responsable del Cepesma, en Asturias se han avistado siete mapaches libres en los últimos años. Uno de ellos fue detectado en Grado, otro en el concejo de Siero y, al menos, otro más en el Alto del Infanzón, entre los municipios de Gijón y Villaviciosa.

"Los mapaches son conocidos también como osos lavadores, se alimentan de especies tóxicas como anfibios, les retiran la piel, les quitan el veneno y los lavan para comérselos después", afirma el biólogo, que relata además que hay más de mil ejemplares sueltos en la Comunidad de Madrid.

Estos animales de aspecto entrañable no solo son peligrosos por su capacidad para erradicar la fauna autóctona, sino que también son nocivos para el ser humano ya que pueden transmitir enfermedades. "Es una especie invasora y como tal, genera problemas en el ecosistema", señala Luis Laria. Suelen alimentarse de fruta y carne y como Atila, se llevan todo lo que hay por donde pasan. Los ejemplares de oso lavador presentes en Asturias pueden haber sido adquiridos como mascotas, pese a no ser domésticos, y luego abandonados.

Las continuas travesuras de los mapaches pueden haber "obligado" a sus dueños a abandonarles, aunque también cabe que se hubiesen escaoadi para recuperar su libertad en un territorio que les es ajeno. La condición de "especie invasora" les permite campar a sus anchas sin miedo a ser atacados por otros posibles depredadores. "Con ellos no puede nadie, no tienen enemigos", dice Laria.

El mapache es una de las 136 especies que el Estado tiene en su lista negra. El Gobierno del entonces Presidente José Luis Rodríguez Zapatero aprobó el 14 de noviembre de 2011 un Real Decreto que regula el listado y catálogo de animales y plantas exóticas invasoras entre las que se halla este animal. Esta normativa establece las medidas necesarias para prevenir la introducción en España de estas especies perjudiciales nocivas para la diversidad biológica. Pese a las normas, los mapaches se han hecho fuertes en Gozón y otras zonas de Asturias.

Compartir el artículo

stats