Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las familias de internos en el geriátrico del Nodo piden "dignidad" para los pacientes

El colectivo tacha de "inhumanos" "la dejadez y el pasotismo de la directora y de las auxiliares del centro"

Asistentes a la asamblea de la Asociación de Familiares de la Residencia del Nodo RICARDO SOLÍS

La Asociación de Familiares de Residentes del Nodo ya no puede más. "Llevamos seis años denunciando el trato que las auxiliares y la directora del centro ofrecen a nuestros familiares y no se ha solucionado nada. Hemos hablado con la responsable del centro en innumerables ocasiones y prefiere pasar de todo antes de poner un poco de organización en la tarea de las auxiliares", denunció Maite Pan, la presidenta del colectivo que agrupa a más de 70 personas. "Su pasotismo y su dejadez son inhumanos", recalcó.

El colectivo se reunió ayer tarde al objeto de comenzar una campaña de recogida de firmas para después de una semana trasladarlas a Establecimientos Residenciales de Asturias (ERA). "Saben todo lo que está pasando, pero tampoco hacen nada", recalcó Pan y varios de sus compañeros de la asociación.

"Hemos visto comportamientos intolerables. Hay dos plantas -la tercera y la cuarta-; en la tercera están los menos dependientes y en la cuarta, los muy dependientes. La diferencia entre una y otra es que en la cuarta hay un puesto al que poder acudir. Lo que pasa es que nadie lo atiende. Y en la tercera no lo hay. Así que si llamas a alguien para que te ayude a llevar a tu familiar al baño te encuentras que tarda más de media hora. Y llega y dice: 'Háztelo encima'", se lamentaron los familiares.

"No se trata de que falte personal, porque en el ERA nos dicen que el ratio es el adecuado: un auxiliar por cada residente. El problema es que no están a lo que están. Se encierran en una sala a tomar café en lugar de hacer su trabajo. Así es que luego se extravían dentaduras, audífonos; tampoco vigilan que los enfermos se tomen su medicación. Muchos tienen alzheimer y con estos calores ni los hidratan", se lamentó Maite Pan. "No podemos seguir así; por eso lo denunciamos en la prensa", concluyó.

Compartir el artículo

stats