Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lucha contra un estigma social

Vicente Rubio, que padece esquizofrenia, realiza el documental "Solo" para normalizar la imagen de las enfermedades mentales y se graba a sí mismo

El cineasta Vicente Rubio, ayer, en la terraza del centro de salud mental en el Quirinal.. RICARDO SOLÍS

Vicente Rubio está embarcado en una lucha sin fin contra el estigma social que sufren las enfermedades mentales, un proceder "tan extendido que casi es invisible", dice. Con pesar reconoce que hay "rechazo, incomprensión y miedo" hacia las personas con este tipo de patologías. Lo ha sufrido en carne propia. Desde hace once años padece esquizofrenia. "Personalmente no me mostré agresivo en ningún momento pero mi entorno ha tenido miedo por la idea generalizada sobre la violencia que rodea a las personas con enfermedades mentales. Está idea está en la mente de la población".

Este alicantino que participa en el 12º Simposio nacional sobre tratamiento asertivo comunitario en salud mental que se celebra en Avilés utiliza el cine como vehículo para acercarse a la sociedad y así intentar acabar con estos pensamientos y percepciones. Ha realizado tres documentales, el último titulado "Solo", en el que "me grabé a sí mismo en pleno proceso delirante", señala. La cinta también muestra varias entrevistas con miembros de su familia "que dan testimonio de cómo me veían", además de con profesionales de la sanidad. "Todo este material sirve de muestra para conocer " cómo entré en la enfermedad y puede ayudar a la gente a identificarla, a conocer sus síntomas", señala el cineasta que según describe "lo que me llevó a la locura fue la búsqueda del amor y lo que me sacó de la misma fue igualmente el amor".

Dicho trabajo y otras actividades en las que está embarcado -charlas y conferencias- forman parte de su particular campaña de sensibilización sobre las enfermedades mentales: "Los que tenemos una vida normalizada debemos salir a la luz para difundir experiencias positivas y dar nuestro mensaje; que se nos oiga y se nos vea. No se conoce la realidad".

Asimismo, como integrante de la Asociación de Familiares y Personas con Enfermedades Mentales del Vinalopó y miembro del comité asesor de la Federación de Salud Mental (Feafes) busca que "se aborden los tratamientos de una forma diferente para evitar experiencias traumáticas". En este sentido propone que no se basen únicamente en la farmacología. Apunta otros remedios y terapias alternativas beneficiosas para atender las necesidades de la persona con un problema mental.

Otra de las peticiones del colectivo al que pertenece es que los propios usuarios "estemos dentro del sistema de salud mental y participemos en las decisiones que nos afectan". También reivindican los tratamientos comunitarios ya que "benefician al paciente al ser menos traumáticos y a la familia, que aprende a tratar el problema".

Compartir el artículo

stats