Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balance de un congreso con respaldo internacional

Los psiquiatras piden el reconocimiento de la visita domiciliaria en los tratamientos

Los asistentes al Simposio asertivo comunitario en salud mental reclaman protocolos para los pacientes susceptibles de ser incapacitados jurídicamente

El psiquiatra Juan José Martínez Jambrina, durante el Simposio nacional asertivo comunitario en salud mental celebrado en Avilés RICARDO SOLÍS

Introducir protocolos que evalúen a los pacientes susceptibles de ser incapacitados jurídicamente, incorporar a los familiares y usuarios en todos los ámbitos de la salud mental, utilizar un lenguaje compartido por las distintas partes implicadas y otorgar a la visita domiciliaria psiquiátrica la relevancia que tiene en el tratamiento y la evolución del paciente son algunas de las conclusiones del 12º Simposio nacional asertivo comunitario en salud mental celebrado en Avilés. Para el psiquiatra Juan José Martínez Jambrina, presidente del comité organizador local de esta cita ya estable en la ciudad, el congreso contó con un plantel de profesionales de primera línea entre los que citó al profesor Alan Rosen, de Sydney (Australia); el psiquiatra Renzo Bonn, de Trieste (Italia); o los finlandeses (Anni Haase y Timo Haaraniemi, psicóloga y enfermero psiquiátrico respectivamente de la Unidad de Agudos del Hospital Karopudas en Tornio (Laponia Occidental). Asimismo, resaltó la presentación de comunicaciones e "interesantes novedades" por parte de expertos españoles. "Su presencia aquí ha supuesto un respaldo a nuestro modelo de trabajo y su compromiso con una línea ideológica compartida. Todos queremos seguir apoyándola dado su carácter integrador, que une lo bueno de todos para que los pacientes se beneficien de algo tan grave como la enfermedad mental", señaló el director del servicio de Salud Mental del área sanitaria III.

Sobre la incapacidad jurídica de la enfermedad mental, uno de los temas abordados en el simposio, el doctor Martínez Jambrina hace hincapié en la necesidad de crear protocolos que evalúen a los candidatos "para que quien tome la decisión sobre la competencia que se pueda retirar cuente con muchos elementos. Defendemos la retirada sólo de ciertas competencias y que se tutelen determinados planos personales, como el control del dinero; es decir, retirar la capacidad de acudir al banco pero no suprimir otros planos de la vida". En este sentido, el psiquiatra puso como ejemplo "mantener el derecho al sufragio que ahora se retira con todas las tutelas y significa la muerte civil del paciente".

En cuanto a la visita domiciliaria, el especialista pone de manifiesto su importancia dentro de la psiquiatría del futuro. "No se trata de una cuestión de hippies o psiquiatras extravagantes, sino de una psiquiatría reglada y con un valor incalculable. Hablamos de una intervención menos coercitiva para el paciente. La persona que ingresa en un hospital juega fuera de su terreno; en casa, el que domina es él y podemos conocer su entorno de primera mano".

A la hora de evaluar el tratamiento asertivo comunitario basado en atender a la persona con enfermedad mental en su contexto más próximo -el domicilio-, el doctor Jambrina indica que "figura entre las siete intervenciones reconocidas en Estados Unidos y con pruebas para implantarlo en todos los estados. Los profesionales sólo podemos trabajar donde sabemos que somos útiles".

El psiquiatra defiende el trabajo multidisciplinar en beneficio del paciente: "Los clínicos nos llevamos las medallas, pero el trabajador social y el personal de enfermería desempeñan un papel fundamental".

En el camino de la lucha contra el estigma que sufren las personas con enfermedad mental, Jambrina considera que "más allá de cualquier campaña o lema, la mejor intervención es el trabajo psiquiátrico bien hecho, que los pacientes tengan buenos tratamientos y buenos profesionales; eso acabará con el estigma. En Avilés ya tenemos pacientes muy aceptados, considerados y apoyados por los vecinos. Existe una red de apoyo discreta que permite que la gente lleve una vida normal".

Compartir el artículo

stats