Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las empresas de Las Arobias denuncian al Puerto hartas de la contaminación

"El polvo del carbón daña la maquinaria y nuestros productos", protestan los afectados

"Desde que la Autoridad Portuaria decidió apilar el carbón en los muelles de Raíces, aquí no se puede parar". El que habla es José Manuel García Vila, el gerente de Citroën en Avilés. "Con un poco de Nordeste, el coque lo tenemos hasta dentro de los paléts que tenemos listos para embarcar", añade Ángel Arrojo, director financiero de Asturmadi, vicepresidente de la Asociación de Empresarios de la Margen Izquierda de la Ría (Amira) y otro de los afectados por los movimientos de graneles a dos pasos de una de las zonas más contaminadas de Asturias: el polígono de Las Arobias. Por eso, este colectivo de empresarios acaba de denunciar la situación al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y sopesa emprender acciones legales contra el Puerto.

"Nos hemos puesto en manos de la Asociación de Polígonos Industriales de Asturias para ver si es o no viable denunciar ante el juez a la Autoridad Portuaria por los daños y perjuicios que generan los movimientos de carbón en la zona desde este pasado año. En todo caso, sabemos que hay empresas que van a dar el paso en solitario", apunta Francisco Noguera, gerente de la compañía Tayma y presidente del colectivo empresarial en pie de guerra. "No hacen más que pasar camiones por la Travesía de la Industria, tenemos en San Juan de Nieva dos empresas enormes en el punto de mira", prosigue. "Este pasado julio, tuvimos que pintar toda la fábrica por el carbón que encontramos. De arriba a abajo. Además, tuvimos que limpiar las máquinas. Vendemos puertas, si llegan a su destino llenas de carbón nos las pueden devolver", explica Arrojo. Esta operación se realizó después de que Asturmadi ordenase el levantamiento de un acta notarial que diera fe de la situación "insostenible" que se vive en las instalaciones fabriles que dirige Alfredo Suárez Álvarez. En esa acta, quedan documentado "el estado deplorable de la fábrica", explica Arrojo.

"Queremos una solución pronta a todo esto", añade Arrojo. "Lo que venimos haciendo nosotros es presentar a la Autoridad Portuaria los gastos que generan los cambios de filtros tupidos que hacen que funcione la habitación donde metemos los coches después de pintarlos, la limpieza de canalones -con tanto carbón, el agua vierte- o los gastos de la aspiradora que tenemos que pasar día sí, día no, porque el taller está como está: llenos de carbonilla", se lamenta José Manuel García Vila. "Antes, los coches de la exposición nos duraban limpios siempre. Ahora no, ahora tenemos que limpiarlos constantemente porque, de no hacerlo, no los podemos vender. Nadie quiere un coche cubierto de carbonilla. Lo bueno es que, eso no afecta a los motores", recalca el gerente del concesionario de coches.

Asturmadi tiene cuantificado los gastos provocados por la pintura y la limpieza extraordinarias. "No podemos cuantificar ahora lo que nos cuesta la pérdida de efectividad de las máquinas", se lamentó Arrojo. "Nos pasa igual a nosotros: filtros, limpiezas, lavados... Queremos que nos lo pague el Puerto. Ellos dicen que no, que ellos no mueven el consignatario, pero lo que vemos es claro: a doscientos metros tenemos una montaña de carbón que hoy (por ayer) no se mueve porque está lloviendo", apostilló García Vila.

"La zona de Las Arobias siempre ha estado contaminada. Y sí, últimamente, quizás más", reconoce Noguera. De hecho, en lo que va de año, la estación de control medioambiental de Las Arobias ha superado ya el doble de días permitidos de emisiones fuera de límite. Así, si el máximo de días "legales" por ejercicio en los que se supera una media diaria de 50 microgramos por metro cuadrado es de 35, cuando aún falta un mes para que concluya 2015, ya van 76 jornadas por encima de estos valores: más del doble. Según diversos estudios, respirar de forma continuada un aire con muchas partículas en suspensión puede reducir la esperanza de vida entre varios meses y dos años.

Por otra parte, el diputado de Izquierda Unida en la Junta General del Principado de Asturias, Ovidio Zapico, consiguió ayer sumar los apoyos necesarios en el Pleno para sacar adelante una moción sobre prevención de la contaminación atmosférica en la comarca de Avilés. La iniciativa fue aprobada por unanimidad.

Compartir el artículo

stats