Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fosa común de Llaranes, amenazada por las obras

"Los restos son sepultados como si de residuos tóxicos se tratase", lamenta el historiador Martínez Corral

Movimiento de tierras en el entorno de la fosa de Llaranes. RICARDO SOLÍS

La fosa común de Llaranes, conocida como la fosa de Piñera, está amenazada por la ejecución de las obras de acceso al Parque Empresarial Principado de Asturias. Así lo denunció en las redes sociales el investigador avilesino Pablo Martínez Corral: "La fosa de la Piñera ahora ya es una escombrera, pronto vendrá el hormigón. La fosa y los restos, además de sufrir daños incalculables, son sepultados como si de residuos tóxicos se tratasen", lamentó. Martínez Corral es uno de los impulsores del movimiento ciudadano que reclama la protección de la fosa y la señalización de su perímetro, así como el inicio de una investigación de un espacio en el que se desconoce cuántas víctimas de la represión puede haber. Al menos cuatro cuerpos están enterrados en este lugar, según la Universidad de Oviedo.

El lugar, ubicado entre Llaranes Viejo y Trasona, está incluido en el catálogo de fosas comunes de la Universidad de Oviedo. Actualmente hay una señalización de la fosa que, según Martínez Corral, está ubicada en un lugar equivocado, a más de 500 metros del lugar real.

Hace poco más de un mes, los grupos municipales de Somos, IU y Ganemos reclamaron protección para este lugar, llamado a quedar en el centro de la rotonda de acceso al polígono de la ría. Y entonces obtuvieron del gobierno la promesa de que se iba a revisar la situación de estos terrenos, junto al Principado -que es la administración que ejecuta las obras-, para intentar buscar una solución.

Sin embargo, este compromiso no evitó que en los últimos días se produjera el ya mencionado movimiento de tierras, que los defensores de los lugares de memoria histórica lo ven como un hecho gravísimo para la conservación de este lugar. La obra de los accesos al polígono de la ría, que estuvo detenida durante años, continúa ahora con el compromiso regional de que finalice en 2017.

Compartir el artículo

stats