Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuña queda fuera del mapa de fosas de la Guerra Civil elaborado por la Universidad

El lugar está indicado con un monolito, pero inexplicablemente no consta en el listado de enterramientos vinculados a la represión franquista

El monolito que indica la ubicación de la fosa de Nuña. RICARDO SOLÍS

La fosa común de La Consolación, situada en Nuña, cuenta con un monolito que indica aproximadamente su ubicación desde el 14 de abril de 2012. Sin embargo, este enterramiento de represaliados del franquismo no está incluido en el mapa de fosas elaborado por la Universidad de Oviedo casi cuatro años más tarde de su colocación. Esta circunstancia llama la atención, ya que el día del descubrimiento de la placa adosada al monolito responsables de la Universidad destacaron la necesidad de seguir enriqueciendo el citado mapa "aún incompleto". A día de hoy, sigue sin figurar ninguna alusión a Corvera como se puede consultar en internet.

La placa de la fosa común de La Consolación fue, además, la segunda en recuerdo de las víctimas de la represión franquista en la comarca tras la inauguración de la del Pinar de Salinas (Castrillón). La fosa corverana forma parte de las once catalogadas en la comarca de Avilés teniendo en cuenta que cinco están en Castrillón, dos en Avilés y otras tres en Gozón. Uno de los enterramientos avilesinos, el de Piñera, en Llaranes Viejo, fue señalizado hace unos días y es más, el Ayuntamiento de Avilés, tras una polémica con la oposición, ha solicitado un estudio geotécnico de la zona para determinar con mayor exactitud la ubicación del enterramiento. Además, un arqueólogo vigilará las obras de acceso al polígono industrial Principado de Asturias (PEPA).

Según los investigadores, la fosa corverana cuenta con, al menos, cuatro fallecidos aunque destacan también que "constan varios testimonios de que algunos cadáveres pudieron ser exhumados años después de los enterramientos".

El golpe de Estado del general Francisco Franco fue el 18 de julio de 1936. Cinco meses antes, en febrero, el Frente Popular -coalición de los partidos y sindicatos de izquierdas- ganaba las elecciones municipales en Corvera. Lo hizo por 875 sufragios frente a los 763 conseguidos por las derechas coaligadas en la CEDA (Confederación Española de Derechas Autonómas). Entonces fue el único concejo de la comarca en el que ganaron las izquierdas. En Avilés, por ejemplo, la derecha venció por 175 votos a las fuerzas republicanas.

Durante la Guerra Civil, fallecen unas 150 personas en Corvera entre la contienda bélica y los primeros años de represión, que comienzan tras la ocupación franquista de Asturias en octubre de 1937. La cifra de desaparecidos es importante teniendo en cuenta que el concejo rondaba por aquel entonces los 4.000 habitantes, un cuarto de los actuales.

Corvera se concibió en plena guerra como un lugar estratégico en el que se instalaron un puesto de control y una trinchera forticada en La Consolación. Tiempo después, esa zona se convertiría en una fosa común. En los primeros meses de la contienda, varias columnas del bando golpista provenientes de Grado, entre otros lugares, entraron en el concejo "y comienzan a realizar saqueos y violaciones", según los testimonios de la época.

Compartir el artículo

stats