Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cartas de Avilés y comarca

El robo de la Navidad

Un grupo de vecinos se quejan ante un concejal de la oposición de que en las inmediaciones de una localidad del concejo se ven a menudo ratas; el concejal traslada la queja al equipo de gobierno y pide que se aplique un tratamiento para acabar con el problema. Al día

Dicha moción fue elaborada por una asociación a favor de la laicidad que nos pidió que la presentásemos en el Pleno. Cuando nos reunimos con ellos todos creímos que el PSOE iba a votar a favor y por eso preferimos no presentarla hasta que la hubiésemos consensuado con ellos. La idea era aclarar cualquier duda y modificar la moción si así fuese necesario para que fuese aprobada con el mayor número de votos posibles. ¿Cómo íbamos a pensar que iba a generar tanta controversia en Corvera una moción que busca lo que el PSOE y su secretario general Pedro Sánchez tanto pregonaron en campaña electoral -"avanzar en la laicidad del Estado"- y que fue aprobada por el PSOE en otras localidades como Mieres?

Por eso nos sorprendió tanto cuando el Alcalde nos acusó de querer acabar con la cabalgata de Navidad, con las subvenciones a Cáritas y con las fiestas parroquiales. Es evidente que en los sitios donde gobierna IU o donde el PSOE apoya dicha moción va a seguir habiendo fiestas sacramentales, cabalgata y ayudas a Cáritas como no podía ser de otra forma; en Corvera también.

Cuando leí en prensa esas acusaciones tan burdas fui a buscar el texto de la moción, lo releí y enseguida entendí el por qué de aquel circo. En el punto 6 la moción dice que "no se donará suelo público para la instalación de infraestructuras a ninguna confesión religiosa". Este punto que podría ser suscrito por el PSOE en casi todos los municipios de España aquí les causa auténtico pavor. ¿Cómo van a votar a favor si hace nada regalaron una finca propiedad de todos los corveranos a la asociación cultural gitana "Avilés progresa" para que realicen su culto y otras actividades? Ahí está su problema.

Desde IU nos negamos a que los recursos públicos se regalen a colectivos concretos, en este caso el que representa dicha asociación gitana, con un fin electoralista. Eso es caciquismo y clientelismo. Y no lo digo yo, es el presidente de dicha asociación el que reconoció en prensa que "los gitanos de Corvera siempre fueron del PSOE".

El Alcalde fue el que se metió en ese jardín y debe de ser él el que salga, pero no es tolerable que lo haga en base a la mentira constante. Ni la cabalgata, ni las fiestas parroquiales, ni Cáritas, que realiza una gran labor social, causan malestar a IU. El regalo de una finca pública a una confesión religiosa sí. Estamos un poco hartos de esa forma de actuar.

El Alcalde debería disfrutar de su mayoría absoluta para solucionar los problemas de los vecinos en vez de embarrar el campo de juego constantemente como estrategia defensiva. No es tolerable que cada vez que un vecino, asociación o trabajador del Ayuntamiento pide algo al gobierno que el PSOE no puede o no quiere conceder, el Alcalde recurra al voto en contra de la oposición en los presupuestos como argumento definitivo.

Cuando negociamos los presupuestos surgen desacuerdos. Si IU pide que se aumente el gasto social y ellos no lo conceden, tenemos que votar en contra del presupuesto porque globalmente no lo compartimos. Esto no quiere decir que nos opongamos a todo lo que está recogido en los presupuestos. Sin embargo, el Alcalde intenta hacer creer a cada vecino que así es.

El PSOE votó en contra de los presupuestos que presentó Rajoy. ¿Se imaginan que cuando un ciudadano va a operarse a un hospital público le recordasen que el PSOE votó en contra de que se gastase dinero en atender a los enfermos en la sanidad pública? Sería una manipulación terrible, tan terrible como la que hace el Alcalde todos los días con la mayoría de los vecinos. Si la energía que dedica en retorcer la verdad para poner a los vecinos contra la oposición lo destinase a mejorar este concejo viviríamos en el mejor municipio del mundo.

Afortunadamente para nosotros, como la mayoría absoluta del PSOE les permite hacer y deshacer a su antojo se pueden apuntar todos los puntos "positivos" pero ya no puede atribuir torticeramente a la oposición los "negativos". En este contexto sólo me queda solidarizarme con algunos concejales del PSOE que se convierten en escudos humanos de las decisiones y actitudes individuales de un Alcalde que ejerce un ultraliderazgo nada predispuesto a compartir decisiones y aún menos, a asumir errores.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats