Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El colector de la ría, que costó 16 millones, sigue sin funcionar tras cuatro años

El conducto, de 16 kilómetros, presenta "roturas y carencias" y precisa de grandes obras para ponerlo en marcha

Obras de construcción del colector industrial, en una imagen tomada en 2011. | RICARDO SOLÍS

El colector industrial de la margen derecha de la ría, que lleva más de cuatro años construido y sin activar, presenta graves problemas que impiden su funcionamiento. Este periódico ya informó el pasado 20 de marzo de la detección de una serie de fallos, a los que restó importancia la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC). "Es un problema menor con una junta y, en ningún caso, puede obligar a que no se ponga en marcha esa infraestructura", señaló un portavoz del organismo. Pero, según el Gobierno regional, no son pecata minuta. La consejera de Infraestructuras, Belén Fernández, transmitió ayer en Madrid a la Directora General del Agua su "preocupación por la lentitud del proceso en marcha para resolver los problemas técnicos existentes que impiden la puesta en servicio del colector de industriales". Entre ellos, se refirió, entre otras deficiencias, a la "roturas en tuberías y las carencias en la dotación de equipos eléctricos de control y automatización que ha de resolver la Confederación Hidrográfica del Cantábrico".

"La hemos hecho saber a la Directora que es imprescindible que resuelvan esos problemas con urgencia para que, de una vez, el Principado de Asturias pueda recibir dicho colector e iniciar la incorporación de las industrias que actualmente vierten a la ría; en definitiva, para poner en uso una infraestructura que costó más de 16 millones de euros", aseveró la consejera de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, la socialista Belén Fernández.

El colector industrial es una tubería de 16 kilómetros que discurre por la margen derecha de la ría y que supone la última pieza del plan integral de saneamiento de la ría de Avilés, que se inició en los años noventa. Este conducto recogerá las aguas residuales previamente tratadas procedentes de la mayor parte de las fábricas ubicadas en el entorno (Azsa, Du Pont, Fertiberia, Arcelor-Mittal, Alcoa, las empresas del polígono de la ría, incluso Cogersa) para posteriormente conducirlas a la cabecera del emisario de Xagó, que las trasladará mar adentro.

La obra civil concluyó hace ya más de cuatro años, desde entonces se han sucedido los cruces de reproches entra la administración regional y estatal sobre la lentitud del proceso para su activación y el último capítulo se escribió ayer en el Ministerio de Medio Ambiente con la reunión entre Belén Fernández y el director general de Calidad Ambiental del Principado, Manuel Gutiérrez, con la directora general del Agua, Liliana Sandra Ardiles.

El Ejecutivo asturiano sostiene que "los procesos administrativos" que ha impulsado "para las conexiones de las industrias" al conducto "están en su fase final". Algunas fuentes vienen insistiendo en que hay flecos sueltos, como el proceso para que las compañías realicen el pretratamiento del agua (cómo llegan los vertidos a la ría) y su financiación.

En este sentido, desde la Consejería de Belén Fernández aseguraron ayer haber "comunicado en pasadas fechas a las industrias las condiciones para su enganche al colector y la de Arcelor, de mayor complejidad, está en proceso de comunicación". Las mismas fuentes añadieron que la Directora General del Agua "se comprometió a activar los procesos necesarios para solventar esta problemática desde la Confederación Hidrográfica del Cantábrico".

El Gobierno central dio oficialmente por concluido el plan de saneamiento de la ría avilesina el 23 de septiembre de 2011. Ese día, el entonces presidente de Confederación, Jorge Marquínez; el delegado del Gobierno en Asturias, Antonio Trevín, y la que era alcaldesa de Avilés, Pilar Varela, participaron en el Palacio de Camposagrado en el acto de presentación del proyecto ya terminado, una vez concluidas las obras del emisario de Xagó y del colector industrial. Ya entonces se habían iniciado supuestamente los trámites para que el Principado asumiera sendos proyectos y se advertía de que la puesta en marcha de este segundo conducto sería "compleja". Ha pasado casi un lustro, y 25 años desde que comenzó el plan para sanear la ría.

Compartir el artículo

stats