Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pacientes saturan Urgencias para evitar las colas en los centros de salud

El servicio hospitalario atiende cada día a 190 enfermos, que prefieren esperar hasta cuatro horas antes que pedir cita a su médico de familia

Actividad en los "boxes" reservados para los casos más graves que llegan al servicio de Urgencias. RICARDO SOLÍS

Urgencias está al límite. Cada día pasan por este servicio hospitalario una media de 190 personas, y la mayoría son pacientes "rebotados" de los centros de salud. Concretamente tres de cada cuatro enfermos que acuden a este área del San Agustín lo hacen por su cuenta, sin visitar antes a su médico de familia para recibir las indicaciones pertinentes. Esto es debido, en gran parte, a la saturación que sufren especialmente los centros de salud urbanos del área sanitaria avilesina, que sufren desde hace tiempo una importante falta de personal.

Esta situación ha llevado a que muchos enfermos prefieran esperar más de cuatro horas en Urgencias del Hospital San Agustín -tiempo estimado en caso de una patología leve o muy leve- antes que pedir cita en el centro de salud, que en el caso de Sabugo, por ejemplo, raras veces se consigue para el mismo día que se solicita. Llegados a este punto es frecuente ver ahora en el complejo sanitario a pacientes con el carro de la compra que entre recado y recado pasan por Urgencias para tratar alguna dolencia habitualmente menor o enfermos con patologías leves como un corte o un resfriado que también recurren a los médicos hospitalarios antes que a los de familia, siempre según fuentes hospitalarias.

A Urgencias acuden también ahora y cada vez más pacientes con "ficha" en el complejo sanitario avilesino, pendientes de una intervención quirúrgica o una prueba diagnóstica que utilizan esta puerta de entrada al Hospital con el objetivo de agilizar los trámites, aunque esta medida no siempre resulta eficaz. La situación se agudiza los fines de semana y festivos, cuando la atención en los centros de salud urbanos está centraliza en El Quirinal y Las Vegas y no hay servicio de pediatría.

Si bien cada enfermo pasa por el "triage" -un programa de filtrado de enfermos según su gravedad-, la afluencia cada vez más notable de enfermos a urgencias ralentiza la atención y la realización de pruebas. En el servicio de Urgencias el personal sanitario también está ajustado. Tanto es así que los sindicatos reclaman periódicamente más medios humanos y materiales en este área que los profesionales comparan con un cajero "abierto las 24 horas del día los 365 días del año".

Prueba de la actividad registrada en el área de atención rápida del Hospital San Agustín es que solo en el mes de julio 5.802 personas recibieron atención médica, de las cuales únicamente 1.634 fueron derivadas de Atención Primaria. De los casi seis mil pacientes fueron ingresados 999 enfermos y 7 fallecieron. El promedio diario de enfermos en julio fue de 187,61 pacientes. De enero a junio la media diaria de enfermos en el San Agustín no bajó de los 190, lo que hace que desde que comenzó el año (sin contabilizar los días de agosto) pasaran por el centro hospitalario 41.049 enfermos, según datos a los que ha tenido acceso este diario. La previsión es cerrar el año con 69.739 personas atendidas, una cifra ligeramente superior a la registrada en 2015.

Filtrado

Cada paciente que llega al servicio de Urgencias del Hospital San Agustín pasa por el "triage Manchester", el programa de filtrado de pacientes que se implantó en el año 2009 con Gabriel Redondo entonces al frente del servicio. Una enfermera es la encargada de valorar a cada uno de los pacientes y de marcar sus historiales con el color que indica su gravedad: rojo (grave), naranja (medianamente grave), amarillo (leve), verde (muy leve) y azul (se utiliza para quien, por ejemplo, acude a urgencias a por recetas). Unas líneas con estos colores fijadas al suelo indican ahora a los pacientes adónde deben ir. Los "rojos" reciben atención inmediata, los "azules" esperan, de media, cuatro horas. La implantación del "triage" coincidió en el servicio de urgencias con la puesta en marcha de un soporte informático bautizado con el nombre de "Selene".

Compartir el artículo

stats