16 de diciembre de 2016
16.12.2016

La pérdida de alumnos obliga a la Iglesia a ir al rescate de sus colegios parroquiales

La gestión del San Nicolás, el Santo Tomás y la Sagrada Familia pasará a manos de una fundación, "pero eso no significa que vayamos a cerrarlos"

16.12.2016 | 03:16

La gestión del colegio parroquial San Nicolás de Avilés pasará próximamente a manos de la Fundación Santa Olaya que impulsa el Arzobispado de Oviedo. "Pero eso no significa que vayamos a cerrar", sentenció ayer Alfonso López Menéndez, el párroco de San Nicolás y director del centro educativo. "Ni la Iglesia ni Avilés se pueden permitir que este colegio desaparezca", recalcó el sacerdote. Igual de contundente se mostró Anabel Llamas, delegada episcopal de Medios de Comunicación Social del Arzobispado de Oviedo, que negó enérgicamente el cierre de colegios parroquiales. "Desde hace tiempo se habla de la posibilidad de impulsar una fundación que englobe a todos los colegios de titularidad parroquial o diocesana, que son seis en Asturias, tres de ellos en la comarca de Avilés. Pero la intención no es cerrarlos sino todo lo contrario: constituir algún tipo de institución que los englobe y facilite el trabajo en red, y siempre con el visto bueno de todas las partes implicadas, porque no se trata de imponer medidas sino de alcanzar acuerdos", dijo. Los colegios dependientes del Arzobispado de Oviedo en la comarca son el Santo Tomás y el San Nicolás en Avilés y el centro de educación infantil Sagrada Familia de Las Vegas, en Corvera.

"El problema de algunos de estos centros, especialmente llamativo en el colegio de San Nicolás, es la demografía; es decir, los poquitos niños que se matriculan. Para evitar el cierre por ese motivo, una de las soluciones es crear una fundación que los mantenga a flote", añadió Llamas. Respecto al San Nicolás, el párroco fue contundente: "No vamos a cerrar, más bien vamos a iniciar nuevos proyectos de futuro". Eso sí, criticó López: "La idea que tiene el Arzobispado es que una fundación gestione todos los colegios parroquiales, pero nos parece que lo está haciendo de manera precipitada". "Las cosas se empiezan por los cimientos, no por el tejado", apostilló. "No se pueden cambiar 48 años de historia de la noche a la mañana, hay que conocer la realidad de la parroquia y esa fundación debe adaptarse al modo en que hacemos las cosas en este centro educativo", comentó el sacerdote. "No se pueden fusionar colegios que trabajan de modo distinto", concluyó el sacerdote, dando a entender una posible fusión del San Nicolás y el Santo Tomás.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído