23 de febrero de 2017
23.02.2017

Monteserín admite la alta interinidad del Ayuntamiento y critica los "corsés" impuestos por el Estado

La Policía Local se niega a hacer horas extra en Antroxu, para presionar al PSOE

23.02.2017 | 01:37
Asamblea de los agentes de la Policía Local, ayer, en El Quirinal.

"Tenemos tasas de interinidad que no son adecuadas y que hay que mejorar". La Alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, admitió de esta forma una de las protestas de la plantilla municipal, pero rechaza actuar como pretenden los sindicatos, convocando seis plazas de auxiliar administrativo por concurso oposición para dar ventaja a los trabajadores que llevan años de interinos ocupando esas plazas. Y es que, según afirma, no hay otro procedimiento posible que "el cumplimiento de la legalidad vigente". "El acceso a la Administración tiene que producirse en condiciones de igualdad para todas las personas interesadas. Hay determinadas plazas para las que la ley no permite concurso-oposición, sino exclusivamente oposición, como es el caso de las plazas de auxiliares administrativos convocadas para abril y a las que se han inscrito 2.000 personas", subrayó.

Respecto a la alta tasa de interinidad (el 40 por ciento de la plantilla, aproximadamente), Monteserín aseguró que se debe a razones múltiples, muchas de ellas "ajenas al Ayuntamiento". Y así, apuntó: "En los últimos años, la Administración General del Estado nos ha puesto un corsé: la tasa de reposición impide que podamos convocar todas las plazas que nos gustaría y el capítulo de gastos de personal no puede subir, por ley, por encima de un porcentaje limitado. Hay una serie de corsés nos impiden hacer una política racional de recursos humanos en la Administración Local".

Los agentes de la Policía Local, reunidos en asamblea, determinaron ayer que "no se realizarán servicios extraordinarios en las fiestas de Antroxu hasta el miércoles 1 de marzo incluido". Así lo decidió el 85 por ciento de la plantilla del cuerpo en activo, en una reunión convocada por los sindicatos UGT, Usipa, Sipla, CC OO y Avanza. El marco de esta protesta es el conflicto laboral municipal que ha propiciado un encierro de trabajadores que ya dura una semana y que está previsto que prosiga con paros diarios a partir de marzo. Los servicios extraordinarios son tareas fuera de la jornada ordinaria. Según explicó Daniel Otero, de UGT, normalmente en determinadas fechas y eventos se refuerza el turno ordinario con personal haciendo horas extraordinarias. Pero esto no ocurrirá durante las fiestas de Carnaval, como medida de protesta.

Además, en apoyo a las reivindicaciones de los empleados municipales, los agentes han decidido todos los lunes, desde el 8 de marzo (para coincidir con los paros parciales del resto de trabajadores del Ayuntamiento), "cumplir y hacer estrictamente lo que determina el ordenamiento jurídico". Esto significa que, al no tener la posibilidad los agentes de hacer huelga, "prohibido por ley orgánica de fuerzas y cuerpos de seguridad", desarrollarán sus funciones "con especial dedicación y motivación, siempre dentro de los parámetros de congruencia, oportunidad y proporcionalidad", según fuentes sindicales. Una advertencia al gobierno local. El tercer y último punto del acuerdo es "refrendar el apoyo a las reivindicaciones y a los representantes sindicales respecto al conflicto laboral".

Por otra parte, el PP aprovechó ayer el conflicto laboral para afear "la nefasta labor del área de Personal, debido a que no realizó bien la oferta de empleo público y que hoy en día tienen una tasa de interinidad de las más altas dentro de la administración local". Así lo indicó el concejal Francisco Zarracina. "El PSOE lleva inmerso en un letargo de unos treinta años y ahora llega el momento de las prisas para cubrir las plazas", aseguró. Y reclamó al gobierno local que reaccione de tal manera que cause "el menor de los perjuicios para los trabajadores, ya que ellos no son culpables de esta situación". En opinión de los populares, si el PSOE hubiera hecho las contrataciones que debiera año a año no tendría que verse en esta situación. Y es que la gota que colmó el vaso de la paciencia de los funcionarios es la convocatoria de seis plazas de auxiliar administrativo sin que se valore la experiencia laboral, cuando las personas que ocupan actualmente estas plazas llevan años en situación de interinidad.

Zarracina advirtió de que, aunque de momento son solamente los representantes sindicales encerrados en el salón municipal de plenos, "las protestas se van a endurecer y se van a realizar paros parciales por departamentos, lo que va a significar un perjuicio para la ciudadanía", en relación a los paros parciales que arrancarán el 8 de marzo.

"Desde el Partido Popular se exige que, de una vez por todas, el gobierno del PSOE despierte de esta enorme siesta y, una vez con la cara lavada y despejada, hagan sus deberes, y procuren realizar el máximo esfuerzo en la negociación", sentenció Zarracina. El PP apoyará la negociación si se realiza con empeño, en beneficio de los trabajadores y sin perjuicio para los ciudadanos de la ciudad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook