24 de febrero de 2017
24.02.2017

"El Niemeyer es fruto de la política cultural de autobombo y hormigón de la FSA", dice Somos

"El PSOE creó una cultura de cartón piedra; que no vengan ahora a rasgarse las vestiduras, ni los socialistas ni el PP", censura Xune Elipe

24.02.2017 | 03:30

El caso Niemeyer, derivado de la anterior etapa gestora bajo el auspicio de Natalio Grueso, no se puede "desligar de la política cultural del PSOE de los últimos 30 años": "Es fruto de la política de autobombo, autocomplacencia y del ladrillo planificada por la Federación Socialista Asturiana (FSA)", asegura Xune Elipe, concejal de Somos en el Ayuntamiento de Avilés.

Para la formación morada el escrito del fiscal por supuestas irregularidades derivadas de los inicios del proyecto "deja clarísimo y pone en su lugar a los responsables del patronato. Afirma que hubo una dejación de funciones tremenda en el control, la fiscalización de las cuentas..." Y por ese motivo, Xune Elipe, censura que ahora el PSOE solo diga que quiera esperar a "ver lo que dice la justicia" y que el PP -también en el patronato en la anterior etapa- "se rasge las vestiduras" cuando "fueron cómplices por inexistencia".

"El Niemeyer no es una isla, forma parte de la política cultural planificada de la FSA basada en apostar por el hormigón como base de la política cultural: monumentalistas, de grandes apuestas como la Ciudad de la Cultura o el Niemeyer, en vez de crear tejido cultural y nervio. Era una cultura de cartón piedra", sentencia el concejal. Para Elipe, dos de los máximos responsables de todo lo sucedido son Vicente Álvarez Areces, "premiado con un puesto en el Senado", y la exalcaldesa Pilar Varela: "Se hacía la infanta cuando estaba en el patronato de la fundación, callada y sin decir nada, y acabó premiada también con un puesto de Consejera".

Xune Elipe recuerda cómo cuando comenzó toda la polémica con la gestión del Niemeyer se realizaron manifestaciones en favor de Natalio Grueso. "Allí estaba casi todo el Consistorio de la mano mientras que otros estábamos criticando eso y se nos censuró y sufrimos ataques. Crearon el efecto Niemeyer y ya vemos en qué quedó: ese centro cultural es una Casa de Cultura II", concluye el edil de la formación morada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook