07 de marzo de 2017
07.03.2017

El cardiólogo gijonés Víctor Rodríguez Blanco es ya el nuevo director del hospital

El médico sustituye a Francisco Javier Rodríguez Álvarez, que abandonó el cargo tras el cese de la gerente en diciembre

07.03.2017 | 03:49
Víctor Manuel Rodríguez Blanco, cardiólogo del hospital.

Víctor Manuel Rodríguez Blanco ya es oficialmente el nuevo director del Hospital San Agustín, de acuerdo al nombramiento hecho público ayer en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA). Blanco, cardiólogo, sustituye a Francisco Javier Rodríguez Álvarez, que abandonó el puesto de mando tras el cese de la gerente, Begoña Martínez Argüelles, el pasado diciembre. La doctora tenía previsto entonces reincorporarse a su antiguo puesto de funcionaria en los servicios centrales de Salud del Principado, en Oviedo, y así ha sido. Desde ayer, Martínez Argüelles es también la coordinadora de mejora continua de la calidad y satisfacción de los pacientes. Al frente del San Agustín está Enrique González, que trabajará a partir de ahora codo con codo con Rodríguez Blanco.

Víctor Manuel Rodríguez Blanco nació en Gijón en 1965 y estudió en el Colegio de la Inmaculada (promoción de 1983). Es doctor cardiólogo en el Hospital San Agustín y también tiene la carrera de música. Aficionado a la historia local, el especialista tiene varias publicaciones con su firma como "Historia del Centro Asturiano de La Habana de Gijón" y "Añoranzas colegiales". El médico es también presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio de la Inmaculada Concepción de Gijón desde hace unos meses.

Quienes conocen a Blanco, aseguran: "Nunca impone y siempre escucha con gran facilidad para conciliar y tender puentes". El especialista defendió hace unos meses la tesis "Aturdimiento atrial y cardioversión en la fibrilación auricular", que fue calificada por el tribunal con "cum laude". En el hospital organizó varias sesiones instructivas de cardiología para las enfermeras del centro y, también, un curso grupal para pacientes con enfermedades coronarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook