Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Iglesia fusionará parroquias en Avilés y dará protagonismo a laicos en los oficios

El arcipreste propone crear "una escuela de animadores al culto" para los seglares ante la escasez de sacerdotes en la comarca para dar misas

Asistentes a una misa en Sabugo.

Asistentes a una misa en Sabugo. Ricardo Solís

Los responsables de la Iglesia avilesina preparan una reorganización de las parroquias, con varias fusiones, y tienen pensado dar mayor protagonismo a las monjas y a los seglares en la celebración de los oficios debido a la grave falta de sacerdotes en la comarca. "Hay que ir implantando las celebraciones

El máximo responsable del clero en la comarca de Avilés ofreció de este forma un mayor protagonismo a laicos y monjas en los oficios dominicales, al margen de hacer modificaciones en el mapa parroquial -que data de los años sesenta, en pleno estallido demográfico-. "Todos estos cambios los tenemos que realizar con la comunidad de creyentes de acuerdo", señaló Pañeda. "No tardaremos en llevarlo a cabo", añadió, en relación al caso de una agustina que tuvo que hacerse cargo de la parroquia de Las Vegas el pasado domingo, tal y como explicó LA NUEVA ESPAÑA. Se da la circunstancia de que se han creado ya varias unidades parroquiales de acción pastoral (UPAP) en la comarca para atender a todos los feligreses que lo demandan.

"Las celebraciones de la palabra se hacen por opción o por necesidad. Este domingo pasado en Las Vegas fue por necesidad: el cura titular estaba de viaje. No va a ser la única vez que esto se produzca una ausencia, por descanso, por enfermedad. Este tipo de celebraciones se tienen que desarrollar con absoluta normalidad. Entiendo prudente crear una escuela de animadores al culto para los laicos, pero no es una cosa que se me ha ocurrido a mí, no es nada nuevo", apuntó Pañeda.

Quienes acudieron a la parroquia de la Sagrada Familia de Las Vegas a las doce del mediodía en vez de ver en el altar Alejandro Soler -el cura titular- se encontraron con la monja agustina Lola Fernández, que presidió la lectura de los evangelios y dio la comunión (los laicos no pueden celebrar la eucaristía, que conlleva la consagración del Santísimo). "Yo había dicho misa a las diez de la mañana allí mismo. Mi compañero José Santa Clara hizo lo propio en Molleda, a las once. Habíamos hablado con los catequistas para comunicarles que la agustina iba a presidir el oficio del mediodía. Teníamos que dar la opción: quien quisiera escuchar a un cura, me tenía a mí o a Santa Clara, quien quisiera seguir yendo a las 12, tenía a la religiosa", explicó Pañeda. "Es una mujer con mucha experiencia en este sentido. Fue misionera en África y tuvo que celebrar en ausencia de un sacerdote en muchas ocasiones", destacó.

La comarca de Avilés cuenta actualmente con 34 parroquias. "Todas tienen responsable, otra cosa es que en todas haya un cura residente", reconoció Pañeda. "Tenemos que optimizar esfuerzos y ante la ausencia de efectivos nos vemos obligados a reajustar nuestra labor pastoral", añadió el arcipreste. Esto conlleva, según explicó el jerarca comarcal, "una reconfiguración del mapa parroquial". ¿Para cuándo? "No tardando mucho, pero tenemos que hacerlo informando a los feligreses, no puede ser una decisión unlateral; decidiremos todo el pueblo de Dios: los sacerdotes y los laicos", prometió el párroco de La Luz y de Villalegre.

La fusión de parroquias es una cosa que se viene cociendo desde hace años. Santos Sánchez, quien fuera párroco de La Carriona, había reconocido que él había sido el primer párroco del barrio y que sería el último. Y así sucedió. La Carriona forma parte ahora de la Unión Parroquial de Acción Pastoral (UPAP) de La Magdalena, que es responsabilidad de Alfonso Abel Vázquez, que además atiende Cristo Rey de Versalles y San Agustín. Es la UPAP mayor de la comarca. Otra es la de Miranda y que está a cargo de Francisco Javier Panizo. Suma a Santo Domingo -una de las más antiguas de la comarca- San Cristóbal de Entreviñas y San José Obrero de La Maruca.

Sin embargo, son las UPAP rurales las que reclaman una fusión efectiva. En Castrillón, están las parroquias de Bayas, Santiago del Monte, Naveces, Santa María del Mar y Salinas. Todas ellas, a cargo de Agustín González Morera. El párroco de Trasona, José Santa Clara, atiende las iglesias de Cancienes, Solís y Los Campos. Por ejemplo, hace tiempo que Ceferino Suárez atiende La Callezuela y La Peral. Daniel Fernández lleva Pillarno y Villa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats