22 de marzo de 2017
22.03.2017

Una mujer ebria empotra su coche con su bebé dentro y se da a la fuga

La conductora estampó el vehículo en Valliniello y la Policía la localizó en La Espina La niña sufrió un golpe en la cabeza

22.03.2017 | 03:14
Agentes de la Policía Local junto al vehículo, en la calle Martinete.

Una mujer sufrió ayer por la tarde un accidente en el coche en el que viajaba con su bebé, una niña que resultó herida en la cabeza, se dio a la fuga, fue localizada por la Policía Local y dio casi cinco veces más de lo permitido en la prueba de alcoholemia. La conductora, de 26 años, chocó contra un muro en el Fondo de Valliniello y acabó siendo detenida en La Espina, donde la interceptó otro conductor. La pequeña fue trasladado al Hospital San Agustín por precaución dada su corta edad y a que presentaba un golpe en la cabeza, según fuentes policiales.

Una vecina del Fondo de Valliniello fue la que dio la primera alerta la Policía Local, en torno a las dos y media de la tarde. En una llamada telefónica informó de que un turismo había chocado contra el muro de su casa y se había dado a la fuga. En esa llamada facilitó la matrícula del coche siniestrado.

Los agentes se trasladaron a la zona y la jefatura de la Policía Local recibió otra llamada del Servicio de Emergencias, en la que se comunicaba que un conductor informó mediante una llamada de que había adelantado a un turismo que presentaba importantes daños en la parte frontal, que circulaba con una de las llantas reventadas y que en la parte trasera viajaba un bebé. El conductor facilitó a los agentes la matrícula del turismo en cuestión, un Renault Clio, y comprobaron que se trataba del mismo vehículo denunciado por el accidente del Fondo de Valliniello. Este particular persiguió a la conductora por Llaranes y llegó a quitarle las llaves del vehículo al comprobar que en la parte trasera viajaba un bebé.

La Policía Local localizó a la conductora en La Espina y comprobó que el bebé, de menos de un año, presentaba un golpe en la cabeza. Siempre según la versión policial, la pequeña fue trasladado al San Agustín para someterle a las pruebas pertinentes, dada su corta edad.

La conductora, avilesina de 26 años, dio una tasa elevada en la prueba de alcoholemia. Según las mismas fuentes, arrojó una tasa de 0,98 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Los agentes le han abierto diligencias por un presunto delito contra la seguridad vial y por darse a la fuga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído