27 de marzo de 2017
27.03.2017

Intensa búsqueda del joven que encañonó a un taxista

El delincuente obligó al chófer a ir hasta Cudillero, le llegó a meter en el maletero, le robó la recaudación y lo liberó en la Villa del Adelantado

27.03.2017 | 01:55

La Comisaría de Oviedo se ha hecho cargo de la intensa búsqueda del joven que ayer noche asaltó a un taxista y le encañonó con una pistola. Desdeque el trabajador denunciase los hechos se puso en marcha un importante dispositivo que se ha mantenido durante toda la jornada de hoy, por el momento sin resultado.

Los taxistas están alarmados con lo ocurrido y son conscientes de la dificultad de evitar estos "hechos aislados". José Antonio Suárez, presidente de la Asociación Radio Taxi Principado, explicó que los vehículos tienen medidas de seguridad pero que en ocasiones no son suficientes y que además opciones como las mamparas son caras y no se adaptan a todos los coches.

La Policía desplegó anoche un amplio operativo de vigilancia en Avilés y sus inmediaciones para tratar de apresar a un joven que horas antes había secuestrado a un taxista ovetense tras amenazarlo con una pistola y le obligó a conducir desde la capital del Principado hasta el aeropuerto, si bien luego se arrepintió por el camino y quiso ser él mismo quien llevase el coche. En ese momento ordenó al taxista que se metiera en el maletero del vehículo, un Toyota Prius. Una vez encerrado en el compartimento trasero, el pistolero se puso al volante y condujo, según las explicaciones que luego dio el chófer profesional, hasta el concejo de Cudillero, donde al parecer se perdió.

Desorientado y en plena noche, el secuestrador repuso al taxista en el puesto de conducción y le mandó, siempre encañonado desde el asiento trasero, que diese la vuelta y se dirigiese a Avilés; ya dentro del casco urbano de la Villa del Adelantado, a la altura de la farmacia de guardia de 24 horas de la calle Fernández Balsera, el joven mandó parar el vehículo y se bajó del mismo, no sin antes amenazar al taxista con matarlo si le denunciaba a la Policía.

La víctima del asalto reanudó la marcha y a los cincuenta metros encontró la parada de taxis del bingo de Avilés, donde paró, aparcó y pidió auxilio a los compañeros que en ese momento esperaban clientela. "El pobre hombre estaba hecho un manojo de nervios, temblaba como una hoja", relató uno de los testigos. Inmediatamente, los taxistas llamaron a la Policía, que mandó tres unidades al lugar.

Una vez que el hombre secuestrado contó la historia y describió de la mejor forma que pudo a su secuestrador se puso en marcha una operación para cerrar las salidas de Avilés y buscar por las calles al pistolero. Al cierre de esta edición no le habían dado caza, y el taxista ovetense, ileso, prestaba declaración en la Comisaría de la ciudad. Además del monumental susto que le dio, el secuestrador le robó al conductor del taxi el teléfono móvil y la recaudación del día.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído