04 de abril de 2017
04.04.2017
GOZÓN

El primer bloque de los edificios esqueleto de Luanco estará rematado dentro de un año

La promotora de las viviendas se felicita por el buen ritmo en la venta de las casas, "que ayudarán a fijar población en la localidad"

04.04.2017 | 03:04
Aspecto de los pisos esqueleto de Luanco.

La construcción remonta en Luanco y se debe, en gran medida, al reinicio de las obras en los edificios esqueleto, los ubicados a la entrada de la capital de Gozón por el barrio de La Vallina. La promotora Boprisa ejecuta los trabajos del denominado Círculo Miramar, nombre que recibe por su proximidad al campo del Marino, y piensa en tener listo el primer bloque de pisos, el más próximo al recinto deportivo, en la primavera de 2018. "Ya tenemos todas las viviendas vendidas de ese primer bloque, solo nos queda alguna suelta", expresa Pelayo Argüelles, director técnico de la actuación.

Ese primer bloque contará con 29 viviendas de un total de 119, que estarán repartidas en otros cuatro bloques de pisos, situados a ambos lados del inmueble que actualmente está en obras. La promotora observa que los pisos que han sido ya adquiridos ayudarán para fijar población en la capital del concejo aunque también destaca que hay compradores de Madrid, Valladolid, León y Oviedo, que utilizaran esas viviendas como segunda residencia. "Vecinos de varios pueblos de Gozón han comprado porque así tienen los servicios más cerca", destaca el director técnico de la promotora. A su lado, su hermana Bárbara Argüelles es la encargada del marketing y de las ventas.

Visto el interés suscitado en la primera fase de la construcción, la promotora se ha animado ya a poner a la venta los pisos de la segunda fase, la más próxima a La Vallina. Ya han conseguido alguna que otra venta, cuestión que les da alas a continuar con esta actuación que estuvo paralizada durante más de un lustro. La anterior constructora abandonó la actuación y como consecuencia de ello, el Banco Popular compró el solar con las edificaciones a medio construir. Fue entonces cuando Boprisa adquirió los terrenos para retomar la obra. Según explicó Pelayo Argüelles, la anterior constructora había conseguido vender el 90 por ciento de los pisos. El dinero invertido por esos compradores fue devuelto y algunos de ellos han decidido ahora, años después, adquirir una vivienda en el mismo lugar en el que esperaban asentarse hace tiempo. "Recibimos llamadas de muchas personas interesadas a través de la página web Idealista", expresa la responsable de Marketing de la promotora, que desvela también que la urbanización contará con la piscina más grande de Asturias en construcciones privadas. La intención de la promotora es comenzar las obras de urbanización cuanto antes con el fin de que los primeros inquilinos puedan disfrutar de todos los servicios desde el primer día. Al margen de la piscina de 240 metros cuadrados, los exteriores de los bloques de pisos contarán con un parque infantil.

La intención de la firma es inaugurar el primer bloque en la primavera de 2018. Ese bloque contará con dos portales para 29 viviendas. La segunda fase, compuesta por dos inmuebles, estará lista en verano del próximo año y la tercera y última, prevé inaugurarse para finales de 2018. Todos los pisos contarán con garaje y trastero y oscilan entre los 78.000 y los 182.000 euros. Con el objetivo de que futuros compradores puedan conocer las nuevas viviendas, actualmente en desarrollo, la promotora quiere abrir un piso piloto durante los meses de verano. "Los inquilinos pueden personalizar su piso", explicaron los promotores, que detallaron además que cada bloque cuenta con bajo más cinco alturas. La última son áticos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído