05 de mayo de 2017
05.05.2017

El pasado medieval de Avilés, contado para niños

La historiadora Cristina Heredia logra un premio por un plan para que alumnos de Primaria descubran el legado artístico con visitas

05.05.2017 | 03:06
Cristina Heredia Alonso, ayer, en el centro histórico.

Conocer el patrimonio histórico de Avilés, valorarlo y contraponerlo con el presente es el objetivo del proyecto "PAMUA: pequeños investigadores", diseñado por Cristina Heredia Alonso, doctora en Historia del Arte, y dirigido a los alumnos de cuarto de Primaria de los colegios públicos del municipio. Impulsado desde el servicio de Educación del Ayuntamiento de Avilés, esta iniciativa basada en la investigación científica y que busca dar a conocer a los jóvenes el concepto universal de patrimonio cultural, acaba de ser galardonada por el colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y Ciencias de Asturias, que le ha otorgado el VI Premio de Proyectos de Innovación Educativa.

PAMUA, acrónimo de Patrimonio Municipal de Avilés, se estructura en dos fases principales. La primera está destinada a la comunidad educativa y, según explica su autora, Cristina Heredia, "ofrece a los docentes herramientas para trabajar en el aula la época medieval y moderna". En la segunda parte entran en escena los historiadores y arqueólogos implicados en el proyecto, que trabajan con los alumnos de nueve y diez años en diferentes rincones del casco histórico avilesino. "Realizamos un recorrido retrospectivo a la sociedad medieval y moderna a través de juegos y soportes visuales. Se trata de un itinerario lúdico y pedagógico para fijar conceptos como la importancia comercial de la villa, su economía, la ciudad amurallada, los oficios y gremios, el cambio y la expansión urbana y las obras de carácter civil", describe la investigadora, especialista en arquitectura y urbanismo de la época moderna.

El trayecto que llevan a cabo los grupos de escolares comienza en el parque del Muelle para, seguidamente, acercarse a los vestigios de la muralla y continuar hacia la calle La Ferrería, el archivo histórico, el Ayuntamiento y la fuente de los caños de San Francisco para terminar en el palacio de Camposagrado. "Se desarrolla por calles peatonales, por lo que es muy seguro para los jóvenes", comenta la historiadora, que añade la conveniencia de "sacar provecho al patrimonio de Avilés en el que se ha invertido mucho".

Pionero en Asturias, "PAMUA: pequeños investigadores" ha llegado a una veintena de centros educativos, donde ha sido muy bien recibida la propuesta. "La respuesta ha sido unánime por parte de los docentes porque cubre una carencia del aula. Los maestros se han involucrado de lleno desde el principio, al igual que los niños, que con unos carnets de investigadores colgados del cuello, llegan a la actividad de la calle conociendo muchos aspectos del patrimonio porque lo han aprendido en la sesión previa del colegio", relata la historiadora del arte.

Tras este programa, dice la investigadora, los alumnos "acaban viendo la ciudad de otra manera y valoran más lo que tenemos. Y ojalá se cumpla otro de los objetivos: que sean capaces de hacer el itinerario con sus familias y hagan de guías de su propio patrimonio", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído