13 de junio de 2017
13.06.2017

Los voladores, limitados en un radio de 40 kilómetros en torno al aeropuerto

Los vecinos claman contra la medida: "Cada vez piden más papeles" l "El objetivo es coordinar el disparo con el vuelo de los aviones", indica AENA

13.06.2017 | 04:10
Un hombre lanza un volador en la parroquia gozoniega de Santiago de Ambiedes durante las fiestas patronales.

Los organizadores de las fiestas de la comarca y de otros concejos, como Gijón y Carreño, se han encontrado con una nueva traba burocrática, de las muchas que van sumando cada año y que ponen en peligro múltiples celebraciones. Muchas comisiones de festejos y las asociaciones de vecinos han recibido información para la realización de un nuevo trámite: avisar al aeropuerto del lanzamiento de voladores en las romerías. Primero han de solicitar el permiso para explicar desde dónde y a qué altura los tirarán y, después, realizar varias llamadas alertando al aeropuerto del momento del disparo. Hasta ahora, sólo había que avisar a la Policía Local y presentar el seguro de responsabilidad civil.

"Hay que comunicar a AENA cualquier cosa que se lance al cielo, incluidos los voladores, en la zona de influencia del aeropuerto. El objetivo es coordinar esos lanzamientos con las operaciones de aviones, por si se pueden ver afectados", explicó ayer una portavoz aeroportuaria. Eso sí, recalcó, que desde que existe ese reglamento nunca "ha habido una denegación". La normativa de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea afecta a Avilés, Castrillón, Corvera, Soto del Barco, Illas, Gozón, Cudillero, Muros de Nalón, Llanera, Carreño, Cudillero y Gijón. Además de voladores, el reglamento limita los farolillos voladores o globos de helio, entre otros.

No obstante, la norma no se está exigiendo a todos por igual. La alarma acaba de saltar en Corvera, donde algunas asociaciones se están encontrando con la obligación de tener que pedir ese permiso al aeropuerto. En Avilés, también bajo influencia del aeródromo, las entidades vecinales consultadas por este periódico desconocían su existencia. Algunas de ellas, como la de Villalegre, acaban de concluir sus fiestas de "El Puchero" y en ningún momento se les requirió esa comunicación. En Campañones (Corvera) las fiestas son a finales de este mes y el presidente de la asociación de vecinos, Alfredo García, ya ha hecho los deberes: "Nosotros ya lo tenemos, en nuestro caso para los fuegos artificiales con los que cerramos las fiestas. Al entregar el seguro de responsabilidad civil por la pirotécnica nos informaron de este nuevo permiso y en el aeropuerto nos explicaron que tenemos que avisar media hora antes de lanzarlos, otra vez diez minutos antes y luego cuando terminemos". Esas tres llamadas habría que repetirlas cada vez que se lance un volador, según la normativa.

En Solís, no se lanzan cohetes, pero la presidenta de la asociación de vecinos que organiza este fin de semana las fiestas del Corpus se mostró sorprendida: "No lo necesitamos, pero cada vez piden más papeles. Es increíble". Desde hace años, en Castrillón ya se pedía el permiso para lanzar voladores, pero en su caso al Ayuntamiento, por una ordenanza municipal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook