09 de septiembre de 2017
09.09.2017
SOTO DEL BARCO

La vida sobre ruedas aparca en La Arena

"Es una idea maravillosa", afirman los primeros participantes en el festival de autocaravanas, familias acostumbradas a viajar y dormir en sus vehículos

09.09.2017 | 02:16

Las hermanas Candela e Inés Chico Sánchez, de cinco años de edad, mostraban ayer orgullosas las pulseras que habían elaborado en un taller en el que participaron por la mañana en del marco del Autocaravanvan Festival que se celebra en San Juan de la Arena. Las niñas, que residen en La Felguera, comparten este fin de semana juegos con Andrea Díaz Lavín, de siete años, natural de Santander. Sus respectivas familias, a bordo de sendas autocaravanas, se han sumado al encuentro que se desarrolla este fin de semana en la localidad y que oferta a los visitantes un amplio programa de entretenimiento dirigido a todos los públicos. "Hay muchas actividades, sobre todo para los niños, y todo está muy bien organizado", comentan Mónica Lavín y Beatriz Sánchez, madres de las tres pequeñas, que llegaron a La Arena el jueves por la tarde y lo primero que hicieron al instalarse "fue hacer la compra para llenar la nevera".

Su vehículo se encuentra estacionado a la vera de la desembocadura del Nalón y casi frente al edificio de la rula, junto a otras muchas autocaravanas procedentes de distintos puntos de Asturias y también de otras regiones, sobre todo, del norte del país. "Mañana (por hoy, sábado) habrá más gente que llegará a pasar el fin de semana", señalan las mujeres para ensalzar las variadas propuestas que ofrece la capital angulera al visitante.

A pocos metros del espacio destinado a aparcamiento se encuentra un mercadillo, donde unas carpas dan cobijo a puestos de artesanía, ropa, bisutería o diferentes artículos para el uso personal o del hogar. Sofía Morales García y sus amigas contemplan algunos de los artículos expuestos mientras sus maridos se encuentran en una terraza cercana charlando distendidamente. "Soy asturiana, vivo en León y vine a pasar el día de Covadonga a mi tierra. Ayer vi un cartel en un bar anunciando este encuentro y me apeteció conocerlo; me parece muy buena la idea; es una iniciativa muy singular y variada ya que hay distintas zonas y muchas cosas que hacer, sobre todo, dirigidas a los niños", indicaba esta joven que momentos antes había estado en las proximidades de la playa de los Quebrantos donde se ubica otra de las áreas del festival.

En el prao situado frente al arenal y a pocos metros de los habituales chirinquitos, varios food trucks (camiones de comida) ofrecían originales propuestas gastronómicas a cuantos clientes esperaban ser atendidos. Unos tomaban asiento en las mesas instaladas al lado de los vehículos y otros optaban por el césped para almorzar mirando al mar. El día se prestaba a ello.

El público también ocupaba una terraza habilitada frente a una carpa-escenario donde se celebran actuaciones a lo largo del fin de semana. Varios grupos de amigos se relajaban con una bebida en la mano. "Esto es una maravilla. ¿Qué más podemos pedir? Día de descanso, sol y buena compañía", resaltó José Ángel Rodríguez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído