Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los médicos dedican apenas un tercio de su tiempo de trabajo a los pacientes

Las largas jornadas en el ámbito sanitario favorecen los errores, según un informe presentado en el Niemeyer: "Se invierten horas en gestionar datos"

Varios participantes en las jornadas de ergonomía organizadas en el Centro Niemeyer, ayer.

Varios participantes en las jornadas de ergonomía organizadas en el Centro Niemeyer, ayer. RICARDO SOLÍS

Hasta dos terceras partes del tiempo de trabajo de los profesionales sanitarios se va en tareas que no son específicamente atender al paciente, como el registro de datos y la comunicación profesional. Este es uno de los resultados de un estudio que se realizó en Italia y al que uno de sus artífices, el ergónomo Tommaso Bellandi, se refirió ayer en el Congreso Internacional de Ergonomía y Psicología Aplicada que se celebra en el Niemeyer.

"El tiempo es un factor determinante en el éxito de los procedimientos clínicos", advirtió. Entre los problemas que acechan a ese tiempo de trabajo figuran las largas jornadas y horas extras que aumentan el riesgo de errores médicos, así como la mala organización en el trabajo: "Hicimos un estudio sobre la interrupción en cirugía y el resultado es que los médicos y enfermeras recibieron 13 interrupciones por hora, o una cada cuatro minutos y medio".

El otro factor de peligro es el trabajo en equipo. "Hay estudios que apuntan a un 33% de discrepancias en el tratamiento previo a la hospitalización y 62% al noveno mes después del alta por falta de coordinación entre el paciente, médico de familia y el cardiólogo", apuntó Bellandi.

Una de las recomendaciones del ergónomo es mejorar la comunicación entre profesionales y pacientes. "En La Toscana, hemos trabajado mucho sobre la comunicación del evento adverso, cuando hay un daño y hay que comunicarlo, porque la forma de comunicarlo afecta a la experiencia misma del daño", indicó. La comunicación también debe mejorar en los formularios de consentimiento. "Resultaban ilegibles, no sólo por el uso de un idioma técnico, sino por una difícil construcción de las frases", dijo.

Por último, se refirió Bellandi a la utilidad de la simulación para entrenar a los equipos sanitarios y ahorrar tiempo. "Al final lo más importante es compartir con los pacientes la responsabilidad sobre atención sanitaria. El rol del paciente es clave", concluyó.

Compartir el artículo

stats