El empresario avilesino José María Tejero declaró esta mañana en la Audiencia Provincial como acusado de un presunto delito de estafa en la compra-venta del terreno de la gasolinera de San Agustín, en Avilés. La empresa compradora, Canivell y Fernández S.L., defiende que Tejero, que firmó el acuerdo de venta en representación de Team Inmobiliaria SL, ocultó una reducción del canon que conllevaba el terreno y que éste estaba destinado a pagar un crédito de una tercera empresa, Avilés Inmobiliaria, que tenía a Team como avalista, por ello solicita cuatro años de cárcel y una multa de 2.400 euros y el pago de 418.633 euros en concepto de indeminización, mientras que la fiscalía rebaja la solicitud a los 2 años de cárcel además de la indeminización y la multa. La defensa, por su parte, considera que el proceso no tiene cabida en la vía penal y en todo caso se trata de un juicio de vía civil.

Tejero, durante la vista, declaró que se limitó a firmar el acuerdo como representante del administrador único de Team Inmobiliaria -al preguntarle quién era ese administrador, contestó que era una figura jurídica- y desconocía el proceso de negociación previo a la redacción del documento. El principal testigo de la acusación, F. A. G., administrador de Canivell, señaló que el propio Tejero le "juró" que el canon -un dinero que la empresa propietaria del terreno obtenía de la gasolinera que se encuentra ubicada en él- era de 18.000 euros al año y no existía ninguna modificación de la escritura que recogía ese derecho y así se hizo constar en el acuerdo. Sin embargo, si existía una rebaja del derecho hasta los 12.000 euros, además de una pignoración -se había dejado en prenda- para avalar un crédito, que el banco había hecho efectiva y por tanto ese dinero iba directamente a la entidad bancaria.