06 de febrero de 2018
06.02.2018

Condenado a medio año de cárcel por cambiar la cerradura y entrar a la casa de su mujer

El fallo ve probado que el hombre accedió a la vivienda sin el permiso de su entonces esposa y le dejó las nuevas llaves en el buzón

06.02.2018 | 03:17

La Audiencia Provincial ha condenado a seis meses de cárcel, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena y al pago de las costas judiciales a un hombre como responsable de un delito de allanamiento de morada, al entrar sin permiso en la casa de su exmujer, en Piedras Blancas, cuando se encontraban en proceso de divorcio.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Asturias ha vinculado la sentencia a la deliberación de un Tribunal del Jurado que ha pedido también que, una vez sea firme el fallo, se demande del Gobierno "la concesión de la gracia de indulto al penado" y la suspensión de la pena.

"Del mencionado delito de allanamiento de morada se considera responsable al acusado como así ha sido declarado por unanimidad por los miembros del jurado", sostiene el fallo judicial que la abogada del hombre, Carmen Paneque, recurrirá ante el Tribunal Supremo.

La jueza considera hechos probados que, en septiembre de 2014, el acusado abandonó el domicilio familiar en Piedras Blancas, por problemas con su entonces esposa "dejando en dicho domicilio numeroso objetos de su propiedad". "Hasta septiembre de 2015, en que fue presentada la demanda de divorcio, el acusado acudió en varias ocasiones al domicilio de Piedras Blancas a visitar a su hija menor y recoger enseres personales con el consentimiento de su entonces esposa", relata la sentencia.

"A partir de septiembre de 2015, y coincidiendo con los trámites de divorcio de la pareja, la mujer comunicó al ahora condenado que se abstuviese de acceder al domicilio en que ella continuaba residiendo en compañía de su hija, llegando a cambiar la cerradura del inmueble sin proporcionarle copia".

La jueza considera también hechos probados que "la mañana del 2 de enero de 2016, el acusado acudió a la vivienda y como no tenía llaves decidió llamar a un cerrajero para cambiar la cerradura sin consentimiento de la mujer a la que avisó por Whatsapp que tenía las llaves de casa en el buzón. A la fecha de los hechos no existía resolución judicial atribuyendo el domicilio de Piedras Blancas ni a la mujer ni al hombre".

El juicio con jurado se celebró en la Audiencia Provincial, en Oviedo, los días 22, 25 y 26 de enero pasado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook