14 de febrero de 2018
14.02.2018
Cumbre sanitaria en Avilés

Cuatro de cada diez enfermos crónicos de Asturias se saltan el tratamiento médico

Olvidos, despistes y la apreciación de que la medicina "no funciona", las razones que aducen quienes desobedecen las indicaciones facultativas

14.02.2018 | 02:59
Pilar de Lucas, vocal del observatorio que ha realizado el estudio sobre el grado de cumplimiento de los tratamientos médicos pautados a enfermos crónicos.

Cuatro de cada diez pacientes asturianos con enfermedad crónica no cumplen con el tratamiento impuesto por su médico. Esta es la principal conclusión extraída ayer en la Jornada de Adherencia al Tratamiento en Asturias, celebrada en el Hospital San Agustín para presentar un reciente estudio elaborado por el Observatorio de Adherencia al Tratamiento (OAT) en España. Pese al preocupante resultado en la región, no obstante, lo cierto es que esta cifra está ligeramente por encima de la media nacional -cinco de cada diez españoles se saltan las indicaciones médicas- debido, según el consejero de Sanidad en Asturias Francisco del Busto, a "la excelente Atención Primaria de la región" y a la "firme apuesta por la innovación de las recetas electrónicas".

La adherencia, un término sanitario que hace referencia al grado de cumplimiento de un paciente de las indicaciones de dosis y frecuencia de ingesta de medicamentos que le receta su facultativo, adquiere una especial importancia en los enfermos crónicos, según la OAT. Pese a que en Asturias los datos son positivos en comparación al resto del país, la vocal del comité del observatorio Pilar de Lucas desglosó ayer los principales errores que cometen este tipo de pacientes. "Casi uno de cada cuatro reconoció en la encuesta que simplemente se olvidaba de tomar sus medicinas. Un 10 por ciento aseguró también que no cumplía el horario de tomas asignado y el 14 por ciento que, cuando veía que algunas de las pastillas recetadas no le funcionaba, abandonaba directamente el tratamiento", aseguró.

Ante estos "despistes", la figura de un cuidador en el domicilio del enfermo parece ser una de las soluciones posibles. Casi el 12 por ciento de los encuestados aseguró tener a alguien que le cuidaba en casa y, en sus casos, su nivel de adherencia ascendió al 70 por ciento. "No podemos dar por sentado estos datos porque en Asturias se encuestaron a solo 145 pacientes; la muestra no es lo suficientemente amplia. Pero sí que nos da pistas sobre las cosas que funcionan bien y mal. En este caso, aunque los porcentajes puedan variar, está claro que las personas mayores con enfermedad crónica cumplirían mejor sus tratamiento si alguien les ayudase todos los días", apuntó la ponente.

El otro gran problema de los pacientes con enfermedad crónica es el relacionado con los hábitos de salud. En Asturias, según De Lucas, el tabaquismo está por debajo de la media (un 24.5 por ciento, dos puntos menos que el porcentaje nacional), pero el deporte y la dieta siguen siendo las dos grandes asignaturas pendientes: "Uno de cada cuatro pacientes asturianos tiene sobrepeso u obesidad. El mismo porcentaje se aplica a los pacientes que aseguraron no hacer ningún tipo de dieta. El 40 por ciento de enfermos tampoco practica deporte y el 32 por ciento lo hace de forma ocasional".

La patología con los pacientes más "obedientes" en Asturias es la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica): tres de cada cuatro pacientes cumplen su tratamiento. La enfermedad que peor adherencia presenta en la región, no obstante, es el asma, una condición que afecta también al sistema respiratorio. Más de siete de cada diez pacientes con esta patología se saltan las recomendaciones médicas. Según De Lucas, este dato podría explicarse añadiendo el factor de la edad. "En la encuesta hemos visto que los menos adherentes son los menores de 30 años, aquí y en todo España, y el asma es una condición médica que se presenta a muy temprana edad", apuntó.

Otro factor que incrementa la no adherencia al tratamiento es la multipatología. "Los resultados a nivel nacional apuntan a que, mientras que con una sola enfermedad la adherencia es de casi el 53 por ciento, cuando el paciente acumula ocho patologías su porcentaje baja hasta el 44. Es comprensible. Cuantas más enfermedades tenga el individuo más medicación tendrá que tomar, lo que a su vez incrementa los despistes", explicó la médico Carmen Valdés, encargada de compartir ayer los resultados del estudio en España. "Además, un 35 por ciento de enfermos se retrasa en sus citas de retirada de medicación en la farmacia. De ellos, la gran mayoría aseguró que era porque todavía tenía pastillas en casa. Es decir, que no tomaron la medicación en tiempo y forma", añadió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook