Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El balón oval reina en la arena

El rugby se adueña de la playa de Luanco en una jornada para promocionar este deporte entre los estudiantes con la internacional Berta García

Varios alumnos de Luanco, ayer, jugando al rugby en la playa.

Varios alumnos de Luanco, ayer, jugando al rugby en la playa. MARA VILLAMUZA

La playa de Luanco se llenó ayer con los estudiantes de los centros educativos del concejo. No era temporada de baños, pero el objetivo era otro bien distinto: disfrutar del rugby. Las pelotas de playa y las de las palas dieron paso al balón ovalado, poco habitual, pero tan divertido o más que el resto.

La internacional española Berta García y el profesor de Educación Física del instituto Cristo del Socorro Benjamín Mateo dirigieron a los más de 80 jugadores, alrededor del centenar de participantes con árbitros y colaboradores en la organización.

Se disputaron varios partidos de doce minutos, con cinco jugadores por equipo, con el sistema de rugby cinta, "una modalidad adaptada a centros escolares donde no hay campo de hierba o arena y no se puede placar, no te puedes ir al suelo", explica Berta García. En esta modalidad, "se sustituye el placaje por quitar cintas". "Cada jugador lleva un cinturón con dos cintas y el otro equipo tiene que quitar cintas para evitar los ensayos", comenta la internacional. Para conseguir el ensayo, "cada equipo tiene cinco oportunidades de intentarlo sin que le quiten la cinta". La iniciativa desarrollada en la playa de Luanco "surge a raíz del Premio Princesa de Asturias concedido a los All Blacks (la selección nacional de rugby de Nueva Zelanda), pero también es una iniciativa personal". "Cuando vivía en Luanco no conocía el rugby y ésta es una buena forma de darlo a conocer. Hacerlo en un torneo está muy bien", indicó.

García ve en la actividad realizada ayer una buena forma de promocionar el rugby, "un deporte que no se conoce, hay que abrirlo a más gente". Y explicarlo, porque "es el más diferente". "Corres hacia adelante y pasas el balón hacia atrás. Cuando lo conoces, te engancha. Seguro que de aquí sale alguno al que le guste tanto como me gusta a mí y lo practica en algún equipo", dijo.

La actividad desarrollada en Luanco se complementó con otro de los aspectos destacados de la práctica del rugby: el tercer tiempo. En este caso, los equipos, que representaban países, se reunían en unas jaimas junto a los dos campos de juego para organizar concursos destinados a conocer los países que estaban representados sobre la arena. Para todo, el rugby es distinto.

Compartir el artículo

stats