01 de mayo de 2018
01.05.2018

El Kimpe, el bar de los atletas, pide el relevo

Eloy Rodríguez Leo, que regenta el popular establecimiento desde 1994, anuncia el traspaso del local por jubilación

01.05.2018 | 01:51
Eloy Rodríguez Leo, en la barra del Kimpe.

El proceso de relevo generacional en el que está inmersa la hostelería avilesina hace presagiar cambios en la barra y la cocina del bar Kimpe, un escaparate con vistas privilegiadas al parque de Las Meanas y uno de los locales más genuinos de Avilés desde que abrió sus puertas en la década de los años 60 del pasado siglo. El actual propietario, Eloy Rodríguez Leo, y su esposa, Lourdes Mariel Chaves, cumplen 65 años y con esa edad les llega la jubilación. De ahí que el establecimiento haya sido puesto en traspaso "ya sea para seguir abierto como bar-cafetería o con otro enfoque", comenta el hostelero que ha convertido el Kimpe en un local donde se suelen congregar los aficionados al atletismo y al "running", una práctica en alza en la que el propio Eloy Rodríguez Leo es un consumado practicante. "Dejé de fumar, empecé a correr y acabé haciendo maratones", explica.

La parroquia del Kimpe, para la que el hostelero a punto de jubilarse solo tiene palabras de agradecimiento por tantos años de fidelidad, entremezcla a madrugadores y noctámbulos empedernidos -el bar abre sus puertas a las 7 de la mañana y es bien conocida la fama de su mantecado de Avilés al estilo casero-, a tertulianas de media tarde, a gente de paso que viene a la villa a hacer compras o gestiones y, últimamente, a muchos aficionados a correr. Entre los últimos, son legión los miembros del Running Team Salinas, un club que aglutina a personas de mediana edad aficionados a las carreras pedestres y en general a cualquier modalidad deportiva que implique correr.

Rodríguez Leo acumula 49 años de oficio con el único paréntesis de la mili. Empezó en 1969 de pinche en el Busto -ya desaparecido-, llegó al Kimpe de camarero en 1975 y se hizo cargo de su gestión en 1994. El protagonista de cinco décadas de dedicación a la clientela, que dice sentirse "como en casa" cuando pisa el Kimpe, espera ahora que le den el relevo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído